Un llamado urgente a la acción: los surcoreanos detenidos en Corea del Norte y los esfuerzos por su liberación

Corea

Corea del Sur planea buscar cooperación con Estados Unidos y Japón para ayudar a resolver el problema de los surcoreanos secuestrados y detenidos por Corea del Norte, ya que algunos ciudadanos de dichas naciones también han sido víctimas de tal acto inhumano de Pyongyang, aseguró el Ministerio de Unificación surcoreano.

La medida forma parte de ocho objetivos políticos que el ministerio y otras seis agencias gubernamentales planean lograr este año para encontrar formas de resolver la cuestión de los detenidos, secuestrados y prisioneros de guerra (POW, según sus siglas en inglés) surcoreanos en Corea del Norte.

Reforzando la búsqueda de justicia

Actualmente, seis surcoreanos, incluidos tres pastores -Kim Jung-wook, Kim Kuk-gi y Choe Chun-gil-, se encuentran detenidos en Corea del Norte desde hace años, sin que se conozca su paradero ni su suerte. Además, 516 ciudadanos más aún no han regresado a casa de unas 3.835 personas, aproximadamente, que fueron secuestradas por el Norte después de la Guerra de Corea de 1950-53, según datos del Gobierno.

Corea del Norte aumenta la tensión al suministrar municiones a Rusia

El ministerio aseguró que planea fortalecer su canal de comunicación con Japón y explorar proyectos de cooperación sobre el tema de los secuestrados. Corea del Norte secuestró a 17 ciudadanos japoneses en las décadas de 1970 y 1980. El país ha insistido en que, a excepción de cinco de ellos, a quienes se les permitió regresar a casa en el pasado, 12 todavía se encuentran detenidos en aquel país.

El ministerio surcoreano también apoyará los esfuerzos de las familias de las víctimas del secuestro para atraer la atención internacional. Se cree que Corea del Sur también está considerando apoyar sus intercambios con la familia de Otto Warmbier, un estudiante universitario estadounidense que murió en 2017, poco después de ser liberado de una detención de un año de duración en Corea del Norte.

El Gobierno conservador surcoreano de Yoon Suk Yeol considera que el asunto de los secuestrados y detenidos surcoreanos es una cuestión humanitaria apremiante y afirma que es una violación de los derechos humanos contra los ciudadanos.

+ posts

Buscá en Reporte Asia