Japón envía unidades de misiles a la isla suroccidental para hacer frente a la amenaza china

Japón misiles

Japón desplegó unidades de la Fuerza Terrestre de Autodefensa (GSDF siglas en inglés), incluidos escuadrones de misiles, en una remota isla del sur próxima a las disputadas islas Senkaku y Taiwán, aparentemente en respuesta a la intensificación de las actividades militares de China en aguas cercanas.

Según informó Kyodo News, unos 570 o menos miembros de la GSDF serán destinados a una guarnición recién establecida en la isla de Ishigaki, en la prefectura de Okinawa, y algunos de ellos serán asignados a unidades de misiles tierra-barco y tierra-aire.

La isla está situada a menos de 200 kilómetros al sur del grupo de islas Senkaku, en el Mar de China Oriental, controlado por Tokio pero reclamado por Pekín. Buques guardacostas chinos han entrado en repetidas ocasiones en aguas japonesas alrededor de los islotes deshabitados.

También está situada a unos 300 km al este de Taiwán, una isla democrática autogobernada que el gobierno chino considera una provincia separatista que debe reunificarse con el continente, por la fuerza si es necesario.

Japón ha reforzado su capacidad de disuasión y respuesta frente a China mediante la construcción de puntos de apoyo defensivos en las islas Nanseis, una cadena que se extiende desde Kyushu hacia Taiwán.

¿Prepara China la invasión de Taiwán?

Las GSDF establecieron guarniciones en la isla de Yonaguni, en Okinawa, en 2016, y en la isla de Miyako, en la prefectura, y en la isla de Amami, en la prefectura de Kagoshima, en 2019, con unidades de misiles.

Japón se comprometió a reforzar sus capacidades de defensa y mejorar las infraestructuras en la región suroccidental cuando el gobierno actualizó sus políticas de defensa, incluidas las directrices a largo plazo de la Estrategia de Seguridad Nacional, en diciembre del año pasado.

El plan de despliegue de la GSDF en la isla de Ishigaki se ha enfrentado a la oposición de algunos residentes locales desde que surgió alrededor de 2014, pero el alcalde dijo en 2016 que la ciudad de Ishigaki lo aceptaría.

El jueves se celebró una concentración cerca de la puerta principal de la guarnición, en la que unas 30 personas, entre ellas residentes locales, pidieron la retirada de «la base de misiles» de la isla de Ishigaki.

«Aquí, en Ishigaki, nunca habíamos visto a un miembro de las Fuerzas de Autodefensa con uniforme de camuflaje», dijo Sachiko Fujii, de 75 años, miembro de un grupo cívico local que se unió a la protesta. «Nunca nos rendiremos hasta que se elimine la base».

En la fase final de la Segunda Guerra Mundial, en 1945, Okinawa se convirtió en el escenario de la batalla terrestre más sangrienta del conflicto en suelo japonés, con más de 200.000 civiles y soldados de los ejércitos japonés y estadounidense muertos.

+ posts

Buscá en Reporte Asia