El Banco Macro se enfoca en el sector minero para el futuro de Argentina

banco macro minería

Con la llegada al poder del gobierno de Javier Milei, el sector energético emerge como uno de los pilares fundamentales del desarrollo que el nuevo gobierno pretende impulsar, y el Banco Macro profundiza su inversión en este rubro. Aunque Vaca Muerta y el sector de petróleo y gas natural acaparan gran parte del interés, la minería ha experimentado un crecimiento notable, colocando a Argentina en una posición estratégica para aumentar su relevancia en el ámbito de las baterías eléctricas y otras innovaciones tecnológicas.

Argentina, dotada de una riqueza geológica considerable, ofrece un vasto potencial en minería. Este potencial se distribuye entre una variedad de minerales y metales, incluyendo oro, plata, cobre y litio, que son fundamentales para la industria a nivel mundial.

El país es parte del denominado «Triángulo del Litio», que comparte con Chile y Bolivia. Esta zona alberga una cantidad significativa de las reservas mundiales de litio. La creciente industria de los vehículos eléctricos y la demanda por soluciones de almacenamiento de energía renovable han colocado al litio en un lugar destacado, situando a Argentina como un actor clave en este mercado emergente.

La minería en Argentina ha captado inversiones significativas tanto a nivel local como internacional. Se observa un incremento en la exploración y desarrollo de nuevos proyectos mineros, aunque se enfrentan a desafíos asociados con la regulación, infraestructura y sostenibilidad ambiental.

Argentina ha tenido dificultades en términos de crecimiento económico. En el periodo de 2011 a 2019, el PIB registró un cambio anual promedio de solo el 0,4%. Aunque en los últimos años, 2021 y 2022, el producto interno bruto ha mostrado crecimiento, incluso per cápita, la sostenibilidad de este crecimiento es a menudo cuestionada y se ve amenazada por la escasez de reservas internacionales y grandes obligaciones financieras debido a una deuda externa adquirida de manera irresponsable en un contexto de bimonetarismo.

Para mejorar esta situación, es esencial incrementar las exportaciones.

El programa CreAR (Crédito Argentino) para la Inversión, del que participa el Banco Macro, ofrece un préstamo con un periodo de amortización de 48 meses y pagos mensuales. Este préstamo incluye una tasa de interés con bonificación por parte del FONDEP durante los primeros 36 meses. Está destinado para la compra de Bienes de Capital nuevos de producción nacional, así como para la construcción o adecuaciones de instalaciones necesarias para la producción o comercialización de bienes y servicios.

El Banco Macro apunta al sector minero para la Argentina que viene

Dentro de CreAR, existen varias líneas de crédito específicas:

  1. Línea Federal: Especialmente para Mipymes ubicadas en las provincias de Catamarca, Jujuy, Misiones, Salta y Tucumán. Esta línea está dirigida a empresas con actividades en sectores como la industria, agroindustria, servicios industriales, comercio, turismo y economías regionales.
  2. Línea para el Impulso de Exportaciones: Destinada a Mipymes de los sectores industrial, agroindustrial y de servicios industriales. Esta línea apoya proyectos que buscan incrementar exportaciones o abrir nuevos mercados internacionales.
  3. Línea para la Sustitución de Importaciones: Dirigida a Mipymes de sectores como petróleo y gas, minería, automotriz y transporte, maquinaria y equipos, maquinaria agrícola, movilidad eléctrica, farmacéutico, química de consumo y agroquímicos. Esta línea apoya proyectos que buscan reemplazar la importación de insumos o productos finales y que representen un ahorro en divisas.
  4. Línea Leasing: Esta línea está disponible para Mipymes de los sectores industriales y agroindustriales, ofreciendo condiciones favorables para el leasing de equipos y maquinaria necesarios para sus operaciones.
Argentina posee una combinación favorable de riqueza geológica, capital humano y capacidad estatal, elementos clave para lograr un avance significativo en su sector minero. Según proyecciones de la Secretaría de Minería, el país podría experimentar un notable incremento en el ingreso de divisas, estimando alcanzar los 18.600 millones de dólares para el año 2030.

No obstante, para alcanzar estas cifras, es esencial la implementación de incentivos adecuados. Sin estos, el rendimiento proyectado del sector minero podría quedarse corto.

Para lograr este crecimiento, son necesarias políticas económicas y sectoriales que se alineen con las particularidades del sector minero. Aunque una macroeconomía estable es crucial, hay políticas específicas que pueden servir como catalizadores hacia este fin, al tiempo que contribuyen directamente a su consecución.

+ posts

Periodista y apasionada del mundo asiático.

Buscá en Reporte Asia