Moscú y Ankara debatirán la adhesión de Turquía a los BRICS

Turquía

En una reciente entrevista con el canal de televisión CNN-Turk, Sergey Glazyev, Ministro a cargo de Integración y Macroeconomía en la Comisión Económica Euroasiática (CEE), ha declarado que la presidencia de Rusia en los BRICS durante el año 2024 podría ser el momento oportuno para discutir la posible incorporación de Turquía a esta organización. Esta declaración subraya el interés de Moscú por fortalecer sus lazos con Ankara y explorar nuevas avenidas de cooperación dentro de este bloque económico y político que agrupa a Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica.

Glazyev expresó su opinión positiva sobre Turquía como socio de Rusia, señalando que la decisión de unirse al BRICS recae finalmente en Ankara. «Creo que Turquía es un buen socio de Rusia. Depende de ella decidir si se une al BRICS o no. Las puertas del BRICS están siempre abiertas, con muchos países que se han unido a la organización», afirmó Glazyev. Este comentario refleja la naturaleza inclusiva del BRICS, que busca expandir su influencia y cooperación con otras naciones.

La adhesión de los EAU a los BRICS: un papel creciente para el Sur Global

La discusión sobre la adhesión de Turquía al BRICS no es nueva. El presidente turco, Tayyip Erdogan, ya había participado en la cumbre de los BRICS en 2018, donde el presidente ruso, Vladímir Putin, sugirió que Ankara podría considerar unirse al grupo en 2022. Sin embargo, hasta la fecha, Turquía no ha tomado medidas concretas en esta dirección.

La posible adhesión de Turquía a los BRICS podría tener implicaciones significativas para el equilibrio geopolítico y económico, tanto en la región como a nivel mundial. Turquía, con su economía dinámica y su posición estratégica que une a Europa con Asia, podría aportar una nueva dimensión al BRICS, fortaleciendo la cooperación Sur-Sur y aumentando la relevancia del grupo en el escenario internacional.

Las puertas del BRICS están siempre abiertas, con muchos países que se han unido a la organización

Mientras Rusia se prepara para ejercer la presidencia de los BRICS en 2024, las declaraciones de Glazyev invitan a una reflexión sobre el futuro de la organización y su expansión. La inclusión de Turquía podría ser un paso hacia la consolidación de un bloque más diverso y poderoso, capaz de enfrentar los desafíos del siglo XXI con una mayor unidad y propósito común.

+ posts

Buscá en Reporte Asia