La ascensión del poroto alubia argentino en el comercio mundial

comercio

La legumbre es una fuente vital de producción y comercio en el noroeste argentino, especialmente en la provincia de Salta. Histórica y culturalmente arraigada, esta región se beneficia de condiciones climáticas y de suelo favorables para su cultivo. Aunque Salta lidera en producción, también se cultiva en Jujuy, Santiago del Estero, Catamarca y Tucumán.

La industrialización de estas legumbres es bastante básica, centrada en la selección por tamaño y color, y en algunos casos, en el abrillantamiento. La mayoría de las plantas procesadoras se sitúan en las provincias mencionadas, con una menor proporción distribuida en otras áreas del país. Solo una pequeña porción de la producción se transforma realmente en productos como conservas, pastas y presentaciones en frascos, destinadas casi exclusivamente al mercado interno.

Globalmente, los porotos secos (frijoles) se cultivan en todos los continentes, con variaciones significativas en los rendimientos. La producción mundial de 2005 alcanzó aproximadamente 22 millones de hectáreas, con una producción total de 16 millones de toneladas. Asia lidera con un 50%, seguida por América con un 35%, África con un 12%, y Europa con un 3%. Argentina, aunque ha visto una ligera disminución en la producción debido a factores climáticos y la expansión de la soja, sigue siendo un jugador clave, especialmente en el mercado de porotos alubia (frijoles blancos).

El poroto negro argentino: la legumbre estrella

A nivel global, los porotos secos se cultivan en cada continente, mostrando una notable variabilidad en los rendimientos. En América, países como Brasil, México, Estados Unidos, Canadá y Argentina son significativos productores, con Argentina jugando un papel crucial, particularmente en el mercado de porotos alubia, donde se destaca por su calidad reconocida. Las exportaciones de porotos secos posicionan a  Myanmar, China, Estados Unidos, Argentina y Canadá como los principales exportadores. En contraste, Argentina, a pesar de su bajo consumo interno de legumbres, ha emergido como un exportador clave, especialmente en el segmento de poroto alubia.

Argentina, exportando variedad y calidad

Argentina se ha establecido como un jugador prominente en el mercado internacional de porotos, exportando una diversidad de variedades que satisfacen una amplia gama de gustos y necesidades culinarias en todo el mundo. Entre estas variedades, el poroto alubia es particularmente apreciado por su calidad superior, convirtiendo a Argentina en un formador de precios en este segmento. Además, el país es un exportador significativo de poroto negro, así como de variedades coloridas como el colorado común y el Cranberry.

Estos productos, conocidos por su sabor distintivo y su calidad, han encontrado un mercado favorable en países de varios continentes, con Brasil, Venezuela, Portugal, Italia, España y Francia siendo algunos de los principales destinos. Estas naciones valoran no solo la calidad de los porotos argentinos, sino también la consistencia y la fiabilidad que Argentina ofrece como proveedor.

La demanda en estos países abarca desde el poroto alubia, muy solicitado en Europa por su versatilidad culinaria, hasta el poroto negro, preferido en Brasil y otros países latinoamericanos por su papel esencial en su cocina tradicional. La exportación de estas legumbres representa no solo un importante ingreso económico para Argentina, sino también una oportunidad para consolidar su reputación como un país líder en la producción de alimentos de alta calidad. Este éxito exportador refleja el compromiso de Argentina con la excelencia en la agricultura y su capacidad para adaptarse a las preferencias y necesidades de un mercado global diverso, lo que posiciona al país como un actor clave en el comercio mundial de legumbres.

Argentina, a pesar de su bajo consumo interno de legumbres, ha emergido como un exportador clave, especialmente en el segmento de poroto alubia

A nivel de mejoramiento genético, investigadores del INTA Salta han desarrollado la variedad «Cegro INTA» de poroto negro, destacada por sus superiores características culinarias. Este trabajo forma parte de un programa más amplio que busca mejorar el rendimiento, la adaptación a condiciones climáticas cambiantes y satisfacer las demandas del mercado. La nueva variedad Cegro INTA se caracteriza por su alta densidad y cantidad de sedimento, ideal para la preparación de caldos.

La ascensión del poroto alubia argentino en el comercio mundial no es solo un testimonio de la calidad agrícola del país, sino también de su habilidad para adaptarse y responder a las demandas globales. Además, este desarrollo se enmarca en un esfuerzo más amplio por incrementar el consumo interno de legumbres en Argentina, donde el consumo es significativamente más bajo que el promedio mundial. 

De este modo, queda demostrado que la innovación y el compromiso con la calidad pueden converger para posicionar a un país como un líder indiscutible en el comercio agrícola global.

Web | + posts

Paramérica SA, fundada en 1994 en el Noroeste Argentino, es una empresa familiar arraigada en la agroindustria, parte del Grupo Ruiz. En menos de una década, se consolidó como líder mundial en la exportación de poroto negro. En 2016, diversificó su negocio hacia la citricultura, exportando granos y limón a nivel global.

Buscá en Reporte Asia