TSMC, la empresa taiwanesa detrás de la electrónica mundial

TSMC Taiwán

Hace más de 30 años atrás, Morris Chang acudió a las oficinas de Intel en Estados Unidos en búsqueda de capital para desarrollar su idea, el germen de lo que hoy es TSMC: una empresa de Taiwán especializada en la producción de circuitos integrados, no su diseño.

La respuesta de Intel fue negativa. Hoy en día luchan para poder superarlo en el mercado, con la esperanza de poder hacerlo, en el mejor de los casos, recién dentro de 4 años. No son los únicos, gigantes tecnológicos de China Continental, que en los últimos años han buscado desarrollar fuertemente la industria de circuitos integrados, conocidos vulgarmente como “chips”, se encuentran 7 años atrasados en la tecnología que hoy tiene TSMC.

La multinacional taiwanesa es el principal proveedor de chips a nivel mundial, utilizados en prácticamente cualquier dispositivo electrónico existente y se encuentra a la vanguardia del desarrollo tecnológico de los mismos. ¿Cuál es el secreto de esta compañía?

La historia de TSMC

Taiwan Semiconductor Manufacturing Company Limited, o TSMC, nace en Taiwán en 1987, fundada por Morris Chang, graduado del Instituto de Massachusetts quien había trabajado durante 25 años en la industria antes de iniciar su propia compañía.

La multinacional taiwanesa es el principal proveedor de chips a nivel mundial

La idea de Chang era clara, pero arriesgada. En una era donde todos se dedicaban al diseño y perfeccionamiento de los circuitos integrados, su empresa se dedicaría principalmente a la producción. En ese entonces, la maquinaria requería una fuerte inversión, era lenta y se corría el riesgo de que quedara obsoleta, por lo que varios actores del sector optaban por no comprarlas en gran medida, y como consecuencia la producción era escasa.

chips
La multinacional taiwanesa es el principal proveedor de chips a nivel mundial.

Sin embargo Chang, con ayuda económica por parte del gobierno de Taiwán, fue en contra de la corriente e invirtió en esta tecnología, mejorándola año a año. Al dedicarse puramente a la producción, TSMC nunca compitió con ninguno de sus clientes y su objetivo siempre se fijó en brindar los mejores productos.

Este modelo, al principio mirado con recelo por sus competidores, fue de gran éxito y permitió que TSMC se expandiera desde Taiwán al mundo. Sus chips se utilizan en los más diversos productos: teléfonos celulares, computadoras, automóviles y el “internet de las cosas” o IoT, es decir la interconexión digital de objetos cotidianos con internet, entre otras.

Este modelo, al principio mirado con recelo por sus competidores, fue de gran éxito y permitió que TSMC se expandiera por el mundo

Entre los más de 500 clientes con los que cuenta TSMC, Apple figura como uno de los más importantes. La relación con esta compañía comenzó en el año 2011, y durante los últimos 10 años no ha hecho más que crecer. La empresa fundada por Steve Jobs es una de las primeras beneficiadas en recibir los circuitos integrados de última generación producidos por TSMC.

TSMC: la pandemia y la escasez de semiconductores

Al igual que al resto del mundo TSMC no fue ajena a los efectos producidos por el Covid-19 y las diferentes cuarentenas adoptadas por gobiernos alrededor del mundo. En su caso, la influencia pareció ser positiva.

De hecho TSMC ha visto un aumento del 20% en sus ingresos en el segundo trimestre del año, obteniendo un beneficio neto de 13.300 millones de dólares, esperando obtener en los próximos meses unos ingresos de entre 14.600 y 14.900 millones de dólares.

Estos números, récord para la compañía taiwanesa, se explican por el gran aumento de demanda que hubo en el año pasado. El confinamiento adoptado por la mayoría de países del mundo, hizo aumentar la venta de aparatos electrónicos, lo que consecuentemente hizo que se aumentara su producción, viéndose así favorecido el mercado de circuitos integrados, elemento indispensable en la cadena de producción.

Fue tal el crecimiento de la demanda que incluso TSMC no pudo dar abasto, en especial al mercado automotriz. Los problemas de stock, si bien se han ido normalizando en este 2021, se especulan que durarán hasta el 2023.

El confinamiento adoptado por la mayoría de países del mundo, hizo aumentar la venta de aparatos electrónicos

Esta escasez tendrá diversos efectos secundarios, tales como el aumento en los precios de los dispositivos electrónicos o incluso se ha pronosticado que la industria automotriz perderá US$64.000 millones en ventas porque ha tenido que cerrar o reducir la producción.

De Taiwán al mundo

La industria de los circuitos integrados no es ajena a la geopolítica. Varios gobiernos han expresado preocupaciones por el gran control que tiene Asia sobre la producción mundial de chips. En efecto, el 60% del total de los circuitos integrados se produce solamente en Taiwán y Corea del Sur.

Por esto se están tomando medidas para revertir esta situación y TSMC ve esto como la oportunidad de expandir aún más su producción a otros países.

El 60% del total de los circuitos integrados se produce solamente en Taiwán y Corea del Sur

Así cuando Joe Biden lanzó un plan para subsidiar el desarrollo de una industria local con hasta US$50.000 millones y reducir la dependencia de los proveedores asiáticos, TSMC, resultó una de las beneficiadas y recibirá fondos federales para la apertura de una nueva planta que planea construir en Phoenix, Arizona. La construcción de esta planta está planeada para este año, con capacidad operativa para el 2024.

Iphone
Entre los más de 500 clientes con los que cuenta TSMC, Apple figura como uno de los más importantes.

También la Unión Europea tiene objetivos similares, y TSMC ya está buscando mercados. Por ahora, si bien no hay confirmaciones, Alemania parece ser el objetivo. Por otro lado, TSMC también está evaluando construir una compañía en Japón.

Recibirá fondos federales para la apertura de una nueva planta que planea construir en Phoenix, Arizona

Más allá de sus planes de expansión, TSMC también tiene que luchar contra sus competidores fuera de Taiwán. Intel ha puesto todas sus energías en sobrepasar a la compañía taiwanesa, aprovechando también el impulso que gobiernos occidentales quieren darle a la industria de la producción de chips. Pero Intel no es el único gigante tecnológico dando competencia a TSMC, Softbank recientemente a través de su fondo VisionFund, ha hecho una inversión de 200 millones de dólares en startups dedicadas a la producción de circuitos integrados.

Sin embargo, estos competidores se encuentran varios años atrasados en comparación y, con el panorama de expansión que tienen TSMC hoy en día, es difícil que puedan alcanzarlo en corto plazo.

Lo cierto es que cualquier dispositivo electrónico, tiene por atrás a TSMC, sus influencias se ven expandidas por todo el mundo y los chips se han convertido en uno de los productos más valiosos del siglo XXI.

+ posts

Es estudiante de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional de Cuyo, Mendoza, Argentina. Es miembro del Semillero de Investigación de dicha Facultad y del Grupo de Estudios sobre India y el Sudeste Asiático de la Universidad Nacional de Rosario. Cursó además la Diplomatura en Derecho y Estado Digital 4.0. Es pasante de SHEN, consultora de negocios con Asia y redactor en ReporteAsia.

Buscá en Reporte Asia