Biotecnología agrícola en Argentina: líder en la adopción de cultivos genéticamente modificados

genéticamente modificados

Los organismos genéticamente modificados (GM) o transgénicos son aquellos a los que se le han añadido uno o varios genes utilizando técnicas de ingeniería genética. Estos genes pueden provenir de otros organismos, como bacterias, animales o plantas. El propósito de estas modificaciones genéticas es introducir nuevas características o alterar algunas ya existentes para obtener beneficios, como resistencia a plagas, mayor producción de proteínas o vitaminas, o tolerancia a condiciones climáticas adversas como la sequía.

Cultivos GM en Argentina

En Argentina, se cultivan a gran escala tres tipos de cultivos genéticamente modificados: soja, maíz y algodón. Estos cultivos han sido alterados genéticamente para ser resistentes a herbicidas, resistentes a insectos o, en algunos casos, para combinar ambas características en una misma planta. 

Recientemente, también se ha comenzado a cultivar alfalfa modificada genéticamente para ser resistente a herbicidas y tener menor contenido de lignina. A menor escala, se cultiva cártamo transgénico para producir quimosina, un componente utilizado en la fabricación de quesos. Además, se planea cultivar papas resistentes al virus PVY en un futuro cercano.

Es fundamental resaltar que los cultivos genéticamente modificados cultivados y consumidos en Argentina y a nivel global han sido sometidos a rigurosas evaluaciones de seguridad, tanto en términos ambientales como para su consumo por seres humanos y animales. Estos cultivos atraviesan un exhaustivo proceso de estudio y cumplen con las normativas de seguridad establecidas por las autoridades reguladoras pertinentes antes de su aprobación. Esta evaluación de seguridad se sustenta en una abundante evidencia respaldada por numerosos estudios científicos y se basa en más de 25 años de uso seguro en todo el mundo.

Argentina implementó su marco regulatorio para organismos genéticamente modificados en 1991, convirtiéndose en uno de los primeros países en Sudamérica en hacerlo. Este marco se ha modificado y actualizado continuamente para reflejar los avances científicos y la experiencia en la evaluación y gestión de riesgos.

Impacto global de los cultivos GM

A nivel mundial, la adopción de cultivos genéticamente modificados ha aumentado de manera significativa desde su introducción en 1996. Según el Servicio Internacional para la Adquisición de Aplicaciones de Agrobiotecnología (ISAAA), alrededor de 17 millones de agricultores cultivan cultivos GM en más de 190 millones de hectáreas en 29 países. 

El rol de Paramérica en la industria de semillas en Argentina

Los cinco países con la mayor extensión de cultivos biotecnológicos son Estados Unidos, Brasil, Argentina, Canadá e India. Estos líderes en la adopción de la biotecnología agrícola representan un importante motor para la seguridad alimentaria global y la producción sostenible de alimentos. Aproximadamente el 26% de la población mundial, equivalente a 1.950 millones de personas, se beneficia de los avances y los beneficios que esta tecnología proporciona a través de cosechas más resistentes y productivas.

Exportación de productos GM desde Argentina

Más de 30 países en todo el mundo dependen de Argentina como un importante proveedor de productos derivados de cultivos genéticamente modificados. Entre estos productos se encuentran granos de maíz y soja, harina y aceite de soja, que son esenciales para su uso en alimentación y procesamiento en diversas industrias. 

Estos productos llegan a una amplia variedad de destinos en todo el mundo, incluyendo la Unión Europea, China, países del sudeste asiático, India, numerosas naciones de América Latina y Oriente Medio. La calidad y la seguridad de los productos derivados de los cultivos GM cultivados en Argentina han contribuido significativamente a mantener la confianza de los mercados internacionales, lo que ha beneficiado tanto a los consumidores como a las industrias que dependen de estos insumos. 

Argentina desempeña un papel crucial en la cadena de suministro global de alimentos y materias primas agrícolas gracias a su capacidad para producir cultivos GM de alta calidad y cumplir con los estándares internacionales de seguridad y calidad.

Pros y contras

La biotecnología desempeña un papel crucial en la mejora de semillas y la sostenibilidad de la agricultura. Esta tecnología permite el desarrollo de variedades vegetales que aumentan los rendimientos, resisten enfermedades y plagas, reducen la necesidad de pesticidas y adaptan cultivos a condiciones cambiantes, contribuyendo a la seguridad alimentaria global y a la sostenibilidad agrícola.

Más de 30 países en todo el mundo dependen de Argentina como un importante proveedor de productos derivados de cultivos genéticamente modificados

A pesar de los beneficios de los cultivos GM, enfrentan desafíos y controversias. La adopción masiva de un número limitado de variedades GM puede reducir la diversidad genética, lo que hace que los cultivos sean más vulnerables a plagas y enfermedades emergentes. Además, las preocupaciones sobre propiedad intelectual y el acceso equitativo a las semillas han generado debate. La ingeniería genética también ha provocado preocupaciones ambientales y de salud, lo que ha llevado a pedir regulaciones más estrictas y etiquetado de productos GM.

Las semillas mejoradas, ya sea a través de métodos tradicionales o biotecnológicos, son fundamentales para abordar los desafíos de la seguridad alimentaria, la sostenibilidad agrícola y la adaptación al cambio climático. A medida que la población mundial crece y la demanda de alimentos aumenta, la agricultura moderna debe seguir evolucionando y adoptando variedades de semillas mejoradas para producir más con recursos limitados y de manera sostenible.

Web | + posts

Paramérica SA, fundada en 1994 en el Noroeste Argentino, es una empresa familiar arraigada en la agroindustria, parte del Grupo Ruiz. En menos de una década, se consolidó como líder mundial en la exportación de poroto negro. En 2016, diversificó su negocio hacia la citricultura, exportando granos y limón a nivel global.

Buscá en Reporte Asia