Ganadería sustentable: un desafío crucial para el medio ambiente y la economía

Ganadería sustentable

El sector agrícola y ganadero se encuentra en el centro de la preocupación global debido a su impacto significativo en el cambio climático, la deforestación y la contaminación ambiental; en este contexto es crucial la ganadería sustentable. Según datos alarmantes proporcionados por la FAO y otras organizaciones, el 24% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero provienen de la agricultura, y el 14,5% de ese total es atribuible a la ganadería, una cifra equivalente a las emisiones de todo el sector de transporte en el mundo.

Un problema adicional radica en la deforestación, que afecta gravemente a ecosistemas vitales como la Amazonía. Aproximadamente el 80% de la deforestación global se debe a la expansión agrícola, con la mayoría de estas tierras destinadas a la producción de alimentos para animales en lugar de satisfacer las necesidades humanas. Esto equivale a casi el 30% de la superficie terrestre total utilizada para la agricultura.

El impacto de la ganadería no se limita al cambio climático y la deforestación. También causa contaminación del suelo y el agua, principalmente debido al uso excesivo de fertilizantes sintéticos y la acumulación de excrementos en la ganadería industrial. La FAO advierte sobre una «crisis global de la calidad del agua» como resultado de esta contaminación.

Frente a estos desafíos apremiantes, surge la necesidad urgente de promover la ganadería sustentable como una solución viable. La ganadería sustentable implica un enfoque que busca mejorar la actividad productiva de los ganaderos sin dañar el medio ambiente. Esto se logra a través de diversas estrategias, como el Sistema Silvopastoril, el Pastoreo Racional, el Manejo Holístico y la Ganadería Diversificada, entre otros.

Transformando la soja en un cultivo sustentable: el nuevo desafío de Argentina

Estos sistemas promueven una mayor oferta de forraje al incluir árboles y arbustos forrajeros en la mezcla, permitiendo un manejo más intensivo del ganado en tiempos cortos. Esto conduce a una mayor diversidad de alimentos para los animales, reduciendo su selectividad y presión sobre la vegetación nativa, al mismo tiempo que fomenta la fertilización natural y la recuperación de tierras degradadas.

Estos enfoques no solo son económicamente productivos, sino que también promueven el uso sostenible de los recursos naturales, reducen la contaminación del suelo y el agua, y disminuyen la dependencia de insumos externos, contribuyendo a la sustentabilidad.

Proyectos de ganadería sostenible en LATAM

El Gobierno de México ha implementado el Programa de Fomento Ganadero 2019, que brinda apoyo económico a los ganaderos para cambiar del modelo de ganadería tradicional a sistemas más sustentables, como el silvopastoril y el manejo holístico. Sin embargo, se requiere una mayor claridad en los plazos y estímulos para asegurar que estos cambios sean efectivos y sostenibles a largo plazo.

Para abordar este desafío de manera efectiva en México, se puede aprender de las experiencias exitosas en países como Colombia, donde se han trabajado proyectos a nivel de fincas demostrativas con el respaldo de grupos de ganaderos, asesores técnicos, instituciones de investigación y financiamiento de organizaciones no gubernamentales internacionales, como el Banco Mundial y el Global Environment Facility (GEF).

El éxito de la ganadería sustentable depende de la participación activa de los ganaderos, el apoyo de las asociaciones ganaderas, la colaboración con asesores técnicos e instituciones de investigación, y la obtención de financiamiento adecuado. Además, se debe promover la conciencia de los consumidores sobre la importancia de elegir productos ganaderos producidos de manera sustentable.

La ganadería sustentable implica un enfoque que busca mejorar la actividad productiva de los ganaderos sin dañar el medio ambiente

La ganadería sostenible no solo beneficia a los productores al aumentar su ingreso económico y mejorar su calidad de vida, sino que también contribuye a la conservación del medio ambiente y a la creación de mercados justos. Es un enfoque necesario para enfrentar los desafíos actuales de degradación de las zonas ganaderas y sus impactos ambientales. La tarea ahora es convencer a los diferentes sectores y avanzar hacia este objetivo en beneficio de las generaciones presentes y futuras.

La ganadería sostenible se alinea con la visión de desarrollo sostenible de la FAO, que busca satisfacer las necesidades humanas actuales y futuras mientras conserva los recursos naturales y protege el medio ambiente. Para lograrlo, es esencial preservar el capital social, humano, artificial y natural, promoviendo la equidad, la solidaridad y la seguridad social, así como la capacitación, la investigación y la innovación en la actividad ganadera. Además, se debe llevar a cabo una gestión adecuada de los recursos naturales, conservando el suelo, el agua, la flora y la fauna, y evitando la contaminación y el uso ineficiente de la energía.

La ganadería sostenible es un desafío, pero también una oportunidad para transformar la industria ganadera y proteger nuestro planeta para las generaciones futuras.

Web | + posts

Paramérica SA, fundada en 1994 en el Noroeste Argentino, es una empresa familiar arraigada en la agroindustria, parte del Grupo Ruiz. En menos de una década, se consolidó como líder mundial en la exportación de poroto negro. En 2016, diversificó su negocio hacia la citricultura, exportando granos y limón a nivel global.

Buscá en Reporte Asia