Dumplings: cómo hacer estos bocados chinos para cualquier ocasión

dumplings

Los dumplings son bocados de comida originarios de la cocina china, aunque también son populares en otras culturas asiáticas. Consisten en pequeñas porciones de masa rellenas que pueden ser cocidas al vapor, hervidas, fritas o asadas.

La masa de los dumplings puede ser de harina de trigo, harina de arroz o masa de pasta, y el relleno puede variar ampliamente. Algunos rellenos comunes incluyen carne picada (como cerdo, pollo o ternera), mariscos, verduras, huevo, hongos y hierbas aromáticas.

Estos bocadillos son versátiles y se pueden servir como aperitivo, plato principal o acompañamiento. Son populares durante celebraciones festivas y eventos familiares en la cultura china, y se consideran un símbolo de buena suerte y prosperidad, especialmente durante el Año Nuevo Lunar.

Dependiendo del método de cocción y los ingredientes utilizados, los dumplings pueden tener diferentes texturas y sabores. Por ejemplo, los dumplings al vapor suelen ser suaves y esponjosos, mientras que los hervidos tienden a tener una textura más firme.

Se sirven típicamente en platos grandes o cestas de vapor, acompañados de salsas para mojar como salsa de soja, vinagre de arroz negro, aceite de sésamo y salsa de chile. Los dumplings se disfrutan mejor cuando están calientes y frescos, con su masa suave y relleno sabroso.

Una forma fácil de preparar los dumplings en casa

Ingredientes para la masa:

  • 2 tazas de harina de trigo
  • 1 taza de agua caliente
  • Una pizca de sal

Ingredientes para el relleno (opcional, puedes ajustar según tus preferencias):

  • 250g de carne picada (cerdo, pollo, ternera o una combinación)
  • 1 taza de repollo picado finamente
  • 2 cebollas verdes picadas
  • 2 dientes de ajo picados
  • 1 cucharada de jengibre rallado
  • 2 cucharadas de salsa de soja
  • 1 cucharada de aceite de sésamo
  • Una pizca de sal y pimienta al gusto
  • Opcional: champiñones picados, camarones picados, zanahorias ralladas, etc.

Prepara la masa mezclando la harina y la sal en un tazón grande. Agrega gradualmente el agua caliente mientras revuelves con una cuchara o tus manos, hasta que se forme una masa homogénea y suave. Cubre la masa con un paño húmedo y deja reposar durante al menos 30 minutos.

Mientras tanto, prepara el relleno. En un tazón grande, mezcla la carne picada con el repollo picado, las cebollas verdes, el ajo, el jengibre, la salsa de soja, el aceite de sésamo, la sal y la pimienta. Mezcla bien todos los ingredientes hasta que estén combinados.

Después de que la masa haya reposado, divídela en pequeñas porciones y forma cada porción en una bola. Usando un rodillo, extiende cada bola en un círculo fino y uniforme, de aproximadamente 8 cm de diámetro.

Coloca una cucharada del relleno en el centro de cada círculo de masa. Dobla la masa por la mitad sobre el relleno y sella los bordes doblando y pellizcando con los dedos. Puedes hacer pliegues decorativos si lo deseas.

Repite el proceso hasta que hayas usado todo el relleno y la masa.

Cocina los dumplings al vapor, hervidos, fritos o asados según tu preferencia. Si los cocinas al vapor o al hervir, asegúrate de que estén bien cocidos antes de servir.

Sirve los dumplings calientes, acompañados de salsa de soja, vinagre de arroz negro y aceite de sésamo, si lo deseas. ¡Disfruta tus dumplings caseros!

+ posts

Buscá en Reporte Asia