Indonesia: una oportunidad de financiación para la transición energética

La transición energética de Indonesia requiere importantes inversiones para desarrollar la generación de energías renovables, los combustibles limpios, las redes eléctricas y el almacenamiento de energía. Sin embargo, Indonesia también tiene una enorme oportunidad para atraer inversiones en el sector de las energías renovables, al tiempo que desarrolla instrumentos de financiación innovadores.

«Indonesia necesita al menos una inversión para la transición energética de alrededor de 1 billón de dólares para 2060», dijo el ministro de energía y recursos minerales, Arifin Tasrif en su discurso en la serie de seminarios del G20 titulada «Desbloquear esquemas de financiación innovadores y finanzas islámicas para acelerar una transición energética justa en las economías emergentes»

Según un estudio del Instituto para la Reforma de los Servicios Esenciales (IESR), las necesidades de inversión para la descarbonización del sector energético oscilan entre 20.000 y 25.000 millones de dólares al año entre 2020 y 2030, y entre 40.000 y 60.000 millones de dólares al año entre 2030 y 2050.

«Indonesia posee un potencial de energías renovables y unas necesidades energéticas que crecerán continuamente. En muchos sentidos, Indonesia debería convertirse en un objetivo principal de inversión. Desgraciadamente, la incoherencia de las políticas, la reglamentación y la falta de coordinación integrada entre sectores hace que los inversores perciban a Indonesia como un mercado de inversión de alto riesgo», explicó Fabby Tumiwa, director ejecutivo del Instituto para la Reforma de los Servicios Esenciales (IESR).

Indonesia necesita grandes inversiones para llevar a cabo la transición energética. Sin embargo, se la percibe como un mercado de inversión de alto riesgo

Según el informe del IISD (Instituto Internacional para el Desarrollo Sostenible), en 2020 sólo se destinó el 7,8% de la inversión total a las energías renovables en Indonesia. El resto sigue centrándose en los combustibles fósiles. Peter Wooders, Director Senior de Energía del IISD, subrayó que el G20 debería establecer una dirección clara hacia la energía limpia, que incluya gradualmente un alejamiento del apoyo a los combustibles fósiles.

«Aunque la financiación pública no es suficiente por sí sola, su papel es esencial, y muchos mecanismos pueden ayudar», añadió.

Por lo tanto, en esta serie de seminarios del G20, se elevó el debate sobre la financiación islámica, como el waqf, el sukuk y los bonos verdes, para enriquecer la perspectiva del potencial de financiación de la transición energética.

Una de las tres sesiones de panel en la serie de seminarios del G20 que discuten las oportunidades de financiación sostenible para la transición energética en Indonesia (27/07/2022)

Las finanzas islámicas también desempeñan un papel importante en la financiación de diversos proyectos sostenibles, incluidas las energías renovables. Según el Plan Maestro Económico Islámico de Indonesia 2019-2024, la energía renovable ha recibido cierto apoyo a través del esquema Murabaha (el principio de compra y venta), así como donaciones a través del Zakat.

Anna Skarbek, directora general del Centro Climateworks, declaró que las oportunidades de inversión en la transición climática y las innovaciones en los modelos de inversión en la región de la ASEAN son profundas.

Sin embargo, Kuki Soejachmoen, director ejecutivo del Instituto de Investigación para la Descarbonización de Indonesia (IRID), así como moderador del seminario, recordó que cualquier mecanismo de financiación debe prestar atención a la inclusividad y a la equidad para todos.

El impacto de la transición energética se traducirá gradualmente en el fin de los combustibles fósiles y de su correspondiente cadena de suministro, en una jubilación anticipada, en nuevas oportunidades de empleo, en nuevas habilidades y en una nueva industria, por lo que debe abordarse de manera adecuada.

Seminario del G20 Indoensia sobre la transición energética

En su discurso de apertura, Andrew Hudson, director general del Centre for Policy Development, mencionó específicamente el reciente diálogo sobre el compromiso de subvención entre el presidente Joko Widodo y el primer ministro Anthony Albanese, como un ejemplo real de la importancia del diálogo transfronterizo.

«Es fundamental que entablemos un diálogo en el que se compartan experiencias sobre las medidas necesarias para que los inversores del sector público y del privado realicen inversiones transfronterizas eficaces, escalables y con impacto en la transición climática. Tenemos que aprovechar la ambición y el impulso de la asociación de 200 millones de dólares para el clima y las infraestructuras anunciada entre Australia e Indonesia en la reciente reunión de líderes».

Acerca del autor

Nació en el año 2004. Vive en Buenos Aires, Argentina. Actualmente cursa 5to año de la escuela secundaria y es estudiante del programa UBA XXI. Participó en dos ediciones del Mundial de Escritura en Buenos Aires.