Qué se espera en el mercado internacional de granos en el 2024

granos en 2024

El mercado internacional de granos en 2024 se prepara para un año de cambios significativos y crecimiento. Según proyecciones del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA), la producción mundial de granos alcanzaría 3.464,1 millones de toneladas (Mt), marcando un incremento del 2% en comparación con el año anterior y estableciendo un récord en la historia de la producción de granos.

Producción de granos en 2024

En el panorama agrícola global para 2024, la producción de cereales muestra una tendencia al alza, con un aumento estimado del 2% que llevaría la cifra total a 2.803,1 millones de toneladas (Mt). Este crecimiento se ve impulsado principalmente por incrementos significativos en la producción de maíz, sorgo y arroz. 

El maíz, en particular, se destaca con un esperado aumento del 6%, alcanzando un total de 1.222,1 Mt. Esta tendencia ascendente refleja no solo las mejoras en las prácticas de cultivo y tecnologías agrícolas, sino también la adaptabilidad y resiliencia de estos cultivos en diversos entornos. Estados Unidos y Argentina, dos de los principales productores de maíz, se preparan para experimentar aumentos considerables en su producción, lo que reafirma su posición como pilares fundamentales en el mercado mundial de cereales.

Por otro lado, el sector de las oleaginosas no se queda atrás en términos de crecimiento. Se prevé que la producción mundial de estas aumente un 4%, llegando a 661,0 Mt. Este impulso se debe en gran medida a la mayor producción de cultivos clave como la soja y el girasol. La soja, utilizada ampliamente tanto en alimentación humana como animal, así como en la industria de los aceites, continúa su trayectoria ascendente. Igualmente, el girasol, conocido por su versatilidad y demanda en varias industrias, contribuye de manera significativa a este crecimiento. 

Sin embargo, se espera una leve disminución en la producción de colza y algodón, aunque esto no parece disminuir el ímpetu general del sector oleaginoso. Estas tendencias reflejan un panorama global agrícola dinámico y en evolución, donde los ajustes en la producción de diversos cultivos responden a las cambiantes demandas del mercado y a las condiciones climáticas y ambientales.

Comercio mundial de granos en 2024

En el escenario del comercio internacional de granos para el año 2024, se anticipa una ligera disminución en el volumen total de exportaciones, con una cifra estimada de 696,4 millones de toneladas (Mt). Este descenso se atribuye principalmente a una caída en las exportaciones de oleaginosas, que se espera que alcancen 196,8 Mt. A pesar de este retroceso, el sector de cereales muestra signos de resiliencia con un modesto crecimiento. 

La reducción en las exportaciones de oleaginosas podría estar vinculada a varios factores, incluyendo ajustes en la producción, cambios en las políticas comerciales y alteraciones en los patrones de consumo globales, resaltando la interconexión y la complejidad del mercado agrícola mundial.

El campo argentino se recupera: Argentina se prepara para una campaña de granos histórica en 2024

Por otro lado, las exportaciones de maíz y sorgo se proyectan en una trayectoria ascendente, con Argentina y Estados Unidos a la cabeza de este crecimiento. Ambos países, gracias a sus condiciones climáticas favorables, tecnologías avanzadas y estrategias de mercado eficientes, se están posicionando para aprovechar la creciente demanda global de estos cereales. Sin embargo, las exportaciones de trigo enfrentan un panorama diferente, con una disminución esperada principalmente debido a la reducción en las ventas externas de países como Australia, Ucrania y Canadá. Estos cambios en las exportaciones de trigo pueden ser el resultado de desafíos climáticos, como sequías o inundaciones, y otros factores geopolíticos que afectan la producción y el comercio. Este panorama mixto en el comercio internacional de granos ilustra la naturaleza fluctuante de los mercados agrícolas y subraya la importancia de la adaptabilidad y la gestión de riesgos en el sector.

Tendencia de precios en 2024

La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) indica que, aunque los precios de las commodities agrícolas se mantuvieron altos históricamente en 2023, se espera una tendencia descendente en 2024.

Los precios de los cereales, como el trigo y el maíz, que alcanzaron su punto máximo en 2022, seguirían una tendencia a la baja. Los precios de las oleaginosas, que subieron significativamente desde 2021, comenzarían a disminuir debido a una mayor producción de soja, especialmente en Brasil.

Perspectivas para Argentina

Argentina prevé un salto del 49% en las exportaciones agrícolas, alcanzando los 34.507 millones de dólares. Se espera una recuperación significativa en la producción de soja y maíz.

La Bolsa de Cereales de Buenos Aires pronostica una cosecha total de 134 millones de toneladas, un 70% más que la campaña anterior.

Las exportaciones de maíz y sorgo se proyectan en una trayectoria ascendente, con Argentina y Estados Unidos a la cabeza de este crecimiento

Las políticas gubernamentales y los desafíos financieros y económicos siguen siendo un factor crucial para el sector agroindustrial argentino.

Para el 2024, se espera que el mercado internacional de granos experimente un crecimiento significativo, con la producción mundial alcanzando un récord de 3.464,1 millones de toneladas, un aumento del 2% respecto al año anterior. Impulsado por incrementos en la producción de cereales como maíz, sorgo y arroz, y un robusto desempeño en el sector de oleaginosas, este crecimiento refleja mejoras en las prácticas agrícolas y una adaptación eficaz a las condiciones cambiantes. Sin embargo, el comercio mundial enfrentará desafíos, con una ligera disminución en las exportaciones de oleaginosas, aunque se compensará con un crecimiento en las exportaciones de cereales. En general, el 2024 se perfila como un año de transformación y oportunidades en el mercado internacional de granos.

Web | + posts

Paramérica SA, fundada en 1994 en el Noroeste Argentino, es una empresa familiar arraigada en la agroindustria, parte del Grupo Ruiz. En menos de una década, se consolidó como líder mundial en la exportación de poroto negro. En 2016, diversificó su negocio hacia la citricultura, exportando granos y limón a nivel global.

Buscá en Reporte Asia