«¡Electricidad! El juego de poder de China en América Latina

América Latina China

Durante una década, las principales empresas eléctricas de China se han centrado en la generación y transmisión de energía en América Latina y el Caribe, una tendencia acelerada por la salida de competidores occidentales, como la brasileña Odebrecht y empresas estadounidenses y europeas.

La última prueba es una nueva operación de gran envergadura en Perú, donde la italiana Enel está reduciendo su presencia. China Southern Power Grid, creada junto con el gigante energético chino State Grid en 2002, quiere llenar ese vacío. Al parecer, la empresa está preparando una oferta por los activos peruanos de distribución de energía de Enel, valorados en 3.000 millones de dólares.

Este proyecto se sumaría a las innumerables inversiones de China en generación y distribución de energía en la región durante las dos últimas décadas. Según la base de datos China’s Global Energy Finance de la Universidad de Boston, las instituciones financieras de desarrollo de China -el Banco de Desarrollo de China y el Banco de Exportaciones e Importaciones de China- han financiado casi 10.000 millones de dólares en proyectos de generación y distribución de energía en América Latina y el Caribe desde el año 2000, y las empresas chinas y los bancos comerciales de China han apoyado aún más operaciones en este sector.

Por ejemplo, la Figura 1 muestra una mera muestra de los proyectos chinos de generación hidroeléctrica en sólo cuatro países: Bolivia, Brasil, Ecuador y Perú. La presencia de China en la generación y transmisión de electricidad es mucho mayor si se tienen en cuenta otras formas de generación de energía, como la eólica y la solar, y seguirá creciendo a medida que entren en funcionamiento nuevas presas chinas y otros proyectos.

Imagen: Margarey Myers y LAP

El apetito de Pekín por las inversiones energéticas en esta región sigue siendo fuerte, incluso cuando reduce sus préstamos para otros grandes proyectos de infraestructuras. Honduras, que recientemente ha cortado lazos con Taiwán, negocia al parecer una línea de crédito con China para el desarrollo de la presa hidroeléctrica Patuca II, que forma parte de los planes del país para desarrollar un complejo hidroeléctrico de 600 MW. El Banco Industrial y Comercial de China había prestado anteriormente 287 millones de dólares a Honduras para el proyecto de la presa Patuca III, que entró en funcionamiento en 2021.

https://hosting56220us-96570.webempresa.site/relaciones-diplomaticas/2023/03/30/china-brasil-acuerdan-abandonar-dolar-para-comercio/

Las inversiones chinas en este sector son en gran medida bienvenidas en América Latina, donde una infraestructura energética inadecuada perjudica la competitividad económica, impone altos costes a hogares y empresas y provoca interrupciones del suministro eléctrico en muchos lugares. Aun así, los proyectos energéticos chinos encuentran resistencia en ocasiones. En Perú, por ejemplo, se ha considerado que la empresa China Three Gorges y otras empresas chinas afines intentan adoptar un comportamiento oligopolístico, dada su gran presencia en el sector eléctrico.

La última prueba es una nueva operación de gran envergadura en Perú, donde la italiana Enel está reduciendo su presencia.

Esos temores aumentaron en 2020, cuando China Yangtze Power, una filial de China Three Gorges, anunció sus planes de adquirir Luz del Sur, la mayor empresa de servicios públicos de Perú, responsable de suministrar electricidad al sur de Lima y más allá. En la operación, China Yangtze Power también adquiriría participaciones en Inland Energy, que participó en la presa Santa Teresa I y en la construcción de las centrales eléctricas Santa Teresa II, Lluclla y Lluta. China Three Gorges también participa en las presas peruanas de Chaglla y San Gabán III. (El Instituto Nacional de Defensa de la Libre Competencia y de la Protección de la Propiedad Intelectual de Perú aprobó finalmente el acuerdo, pero exigió a Luz del Sur que comprara su electricidad mediante subastas públicas hasta 2030 para garantizar la igualdad de condiciones a otros productores de energía del país).

Chile también ha expresado su preocupación por la insana concentración de activos del sector energético en manos de un único actor extranjero. El fiscal nacional económico del país, la Fiscalía Nacional Económica, examinó las adquisiciones chinas después de que China Southern Power Grid comprara una participación en la empresa de transmisión de energía Transelec en 2018 y State Grid comprara la distribuidora de energía Chilquinta Energía en 2019 y CGE en 2020. Con el acuerdo de GCE, State Grid controlaba más del 57 por ciento de la distribución de energía regulada de Chile. Sin embargo, los reguladores chilenos aprobaron finalmente las adquisiciones chinas.

La presencia china en el sector energético de Brasil también está en auge, aunque aparentemente sin provocar debates relacionados con la seguridad nacional o la competencia. Según el investigador Pedro Henrique Batista Barbosa, las empresas chinas poseen total o parcialmente 304 centrales eléctricas en Brasil, que representan el 10% de la capacidad nacional de generación de energía de Brasil. Casi la mitad de la capacidad de generación hidroeléctrica de São Paulo es propiedad de empresas chinas. Las empresas chinas también poseen alrededor del 12% de la infraestructura de transmisión de energía del país.

El futuro de la Iniciativa de la Franja y la Ruta de China sigue siendo incierto, pero está claro que China está reconsiderando la escala de su gasto global en infraestructuras, dados los vientos en contra económicos en casa y las duras lecciones que ha aprendido operando en los mercados emergentes. Sin embargo, como queda claro en las nuevas inversiones propuestas por China en Perú, el sector energético en América Latina y el Caribe es una excepción importante, especialmente la producción de energía renovable, la transmisión de electricidad y las tecnologías y servicios relacionados.

Nota: El artículo fue publicado originalmente en inglés en el blog Weekly Asado de Wilson Center. La reproducción del mismo en español se realiza con la debida autorización. Link al artículo original: https://www.wilsoncenter.org/blog-post/its-electric-chinas-power-play-latin-america

+ posts

Es directora del Programa Asia y América Latina de Inter-American Dialogue. Ha publicado extensamente sobre las relaciones de China con la región de América Latina y el Caribe. La economía política de las relaciones entre China y América Latina y Las corrientes cambiantes de la integración transpacífica: China, el TPP y más allá, sus volúmenes coeditados con la Dra. Carol Wise y el Dr. Adrian Hearn, respectivamente, se publicaron en 2016. Myers ha testificado ante el Comité de Relaciones Exteriores de la Cámara de Representantes sobre la relación entre China y América Latina y aparece regularmente en los principales medios de comunicación nacionales e internacionales.

Myers también trabajó como analista de América Latina y analista de China para el Departamento de Defensa de los EE. UU., tiempo durante el cual estuvo desplegada con la Marina de los EE. UU. en apoyo de la Asociación de las Américas. Myers fue miembro del Consejo de Relaciones Exteriores. Recibió una beca Freeman para estudios de China y una beca Fulbright Specialist para investigar las relaciones entre China y Colombia en Bogotá. En 2018, Global Americans la identificó como integrante de la "nueva generación de intelectuales públicos".

Buscá en Reporte Asia