La visita de Xi a Japón es "inestimable" para los lazos bilaterales

Xi Japón
El embajador chino en Japón Kong Xuanyou habla en una entrevista en Tokio el 1 de diciembre de 2022. (Kyodo)

El embajador de China en Tokio dijo el jueves que la visita oficial del presidente Xi Jinping a Japón como invitado de Estado, si se lleva a cabo, sería "invaluable" para las relaciones bilaterales que a menudo han sido tensas por cuestiones que incluyen una disputa territorial.

En una entrevista con Kyodo News, Kong Xuanyou también subrayó que China debe seguir haciendo hincapié en los intercambios "a nivel de líderes" con Japón, semanas después de que las dos potencias asiáticas celebraran su primera cumbre en casi tres años.

Las declaraciones de Kong se produjeron en un momento en el que las protestas contra la política china de "COVID cero", que implica encierros y cuarentenas bajo estricta vigilancia pública, se han extendido en el país, y algunos manifestantes han exigido, de forma muy poco habitual, la dimisión de Xi.

Kishida ordena fondos para elevar el presupuesto de defensa de Japón al 2% del PIB

Aunque las restricciones ultra estrictas contra el coronavirus han impedido el flujo de personas entre las dos naciones, Kong expresó sus expectativas de que el gobierno dirigido por los comunistas suavice las medidas más adelante en consideración a los ciudadanos chinos.

Una visita de Estado a Japón por parte de Xi, que consiguió un tercer mandato de cinco años sin precedentes en el poder en octubre, sería "algo importante y una fuerza motriz estratégica inestimable" para la relación chino-japonesa, dijo Kong.

Xi tenía previsto visitar Japón como invitado de Estado en la primavera de 2020 para reunirse con el emperador Naruhito y celebrar una cumbre con el entonces primer ministro Shinzo Abe, que fue abatido durante un discurso de la campaña electoral a principios de julio.

Pero Tokio y Pekín se vieron obligados a posponer el viaje de Xi, que llegó a la presidencia de China en 2013, con el telón de fondo del brote del nuevo coronavirus, detectado por primera vez en la ciudad central china de Wuhan a finales de 2019.

Al margen de una cumbre del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico celebrada en Bangkok a mediados de noviembre, Xi se reunió en persona con el primer ministro Fumio Kishida por primera vez desde que el premier japonés asumió el cargo en octubre de 2021.

Foto combinada que muestra al primer ministro japonés, Fumio Kishida (izq.), y al presidente chino, Xi Jinping, manteniendo conversaciones en Bangkok el 17 de noviembre de 2022, al margen de la cumbre de dos días del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico que comienza al día siguiente. (Kyodo)

En su cumbre, la primera desde diciembre de 2019 entre Tokio y Pekín, Xi y Kishida acordaron que los dos países trabajarán juntos para estabilizar los lazos bilaterales, pero no tocaron el tema de la visita de Estado de Xi, según un funcionario del gobierno japonés.

Una visita de Estado a Japón por parte de Xi, que consiguió un tercer mandato de cinco años sin precedentes en el poder en octubre, sería "algo importante y una fuerza motriz estratégica inestimable" para la relación chino-japonesa

El último presidente chino que fue recibido por Japón como invitado de Estado fue Hu Jintao en mayo de 2008.

Las dos naciones asiáticas han estado enfrentadas por las islas Senkaku, que China reclama y llama Diaoyu, con buques guardacostas chinos entrando repetidamente en las aguas territoriales japonesas alrededor de un grupo de los islotes despoblados.

Sin embargo, Kong sugirió que China y Japón organizarán la visita de Xi en función de la situación pandémica, y dijo que cree que es probable que los intercambios entre personas de ambos países "se recuperen a gran escala en un futuro próximo".

En medio de las recientes protestas en todo el país contra la postura de China de mantener su política de "cero", Kong dijo que el gobierno de Xi "tratará de hacerlo lo mejor posible" mientras "presta atención a la voluntad del pueblo".

Las relaciones entre China y Japón, por su parte, se han agriado a causa de Taiwán, especialmente después de que la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, realizara un viaje a la isla democrática autogobernada a principios de agosto.

Tras la visita de Pelosi, la tercera funcionaria de más alto rango de Estados Unidos, China realizó ejercicios militares a gran escala en zonas que rodean a Taiwán como represalia, disparando misiles balísticos, algunos de los cuales cayeron en la zona económica exclusiva de Japón al este de la isla.

El último presidente chino que fue recibido por Japón como invitado de Estado fue Hu Jintao en mayo de 2008

Kong dijo que China no ha aceptado la afirmación de Tokio de que los misiles cayeron en la ZEE de Japón, diciendo: "No hemos determinado los límites de la zona marítima".

Pekín y Taipei se gobiernan por separado desde que se separaron en 1949 como consecuencia de una guerra civil. Xi ha descrito a Taiwán como un "interés central", prometiendo reunificar lo que China considera una provincia renegada con el continente por la fuerza, si es necesario.