Japón promete conceder préstamos en yenes a Indonesia para el transporte

INDONESIA JAPÓN
El primer ministro japonés, Fumio Kishida (izq.), y el presidente indonesio, Joko Widodo, mantienen conversaciones al margen de una cumbre del Grupo de las 20 principales economías en Bali, Indonesia, el 14 de noviembre de 2022. (Foto de grupo)(Kyodo)

El primer ministro de Japón, Fumio Kishida, se comprometió el lunes a proporcionar 130.000 millones de yenes (927,4 millones de dólares) en préstamos a Indonesia para su proyecto de sistema de transporte rápido masivo e infraestructuras de peaje ha informado Kyodo News.

Durante su cumbre en persona en la isla turística de Bali, Kishida acordó con el presidente indonesio, Joko Widodo, que las dos naciones firmarán el acuerdo en un futuro próximo, según el gobierno japonés.

El anuncio de Kishida se produjo en un momento en el que Japón ha intentado frustrar los aparentes esfuerzos de China por reforzar su influencia económica y militar en la región de Asia-Pacífico, donde las tensiones entre Pekín y los países democráticos se han intensificado.

Los líderes japonés e indonesio también confirmaron que las dos naciones trabajarán juntas para lograr un Indo-Pacífico libre y abierto, una visión promovida por Tokio para contrarrestar la creciente asertividad regional de China.

El domingo, Kishida criticó por su nombre a China por intensificar las acciones que infringen la soberanía de Japón en el Mar de China Oriental, en una cumbre anual en Camboya de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático y sus socios.

Durante su cumbre en persona en la isla turística de Bali, Kishida acordó con el presidente indonesio, Joko Widodo, que las dos naciones firmarán el acuerdo en un futuro próximo, según el gobierno japonés

Está de visita en Bali para asistir a la cumbre de dos días del Grupo de los 20 hasta el miércoles. Indonesia es el país anfitrión de las reuniones del G20 de este año.

El Primer Ministro Modi se dirige a la Cumbre del G20 en Bali

Según el gobierno, Kishida y Widodo también acordaron trabajar juntos para el éxito de la cumbre del Grupo de los Siete en Hiroshima en mayo del año que viene. El primer ministro es un legislador que representa a una circunscripción de la ciudad del oeste de Japón, devastada por la primera bomba atómica estadounidense lanzada en 1945.

Además de los miembros del G-7 –Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia y Japón, más la Unión Europea-, el G-20 incluye también a Argentina, Australia, Brasil, China, India, Indonesia, México, Rusia, Arabia Saudí, Sudáfrica, Corea del Sur y Turquía.

El lunes, mientras tanto, el Secretario Jefe del Gabinete japonés, Hirokazu Matsuno, dijo que Kishida está preparado para mantener una reunión con el Presidente chino Xi Jinping a finales de esta semana, en lo que sería la primera cumbre entre los dos países en aproximadamente tres años.

Matsuno, máximo portavoz del Gobierno, dijo a los periodistas en Tokio que durante su cumbre del jueves en Tailandia Japón «hará valer lo que sea necesario» ante China, pero subrayó que ambas naciones deben trabajar para construir una relación «constructiva y estable».

En Camboya, Kishida, que asumió su cargo en octubre de 2021, se reunió el domingo con el presidente surcoreano, Yoon Suk Yeol, y acordó trabajar para llegar a un pronto acuerdo sobre las cuestiones laborales de la guerra que hicieron caer los lazos bilaterales a su punto más bajo en décadas.

La cumbre fue la primera reunión oficial entre los líderes de Japón y Corea del Sur -aliados de seguridad de Estados Unidos en Asia- también en casi tres años.

Según el gobierno, Kishida y Widodo también acordaron trabajar juntos para el éxito de la cumbre del Grupo de los Siete en Hiroshima en mayo del año que viene

Kishida también se reunió bilateralmente con el Presidente de Estados Unidos, Joe Biden, antes de una cumbre trilateral en la que participó Yoon, confirmando que reforzarían su alianza de seguridad bilateral.

En Bali, Biden mantuvo el lunes sus primeras conversaciones cara a cara con Xi, que se aseguró un tercer mandato de cinco años en el poder, algo sin precedentes, en el congreso del Partido Comunista, celebrado en octubre.