Entendiendo lo que China llama ‘Nueva Era’

En el discurso político chino, comúnmente escuchamos que ahora estamos viviendo en una «Nueva Era». Esta descripción se expresa más directamente en la filosofía de gobernanza conocida como Pensamiento de Xi Jinping sobre el socialismo con peculiaridades chinas para una nueva era. Se incluyó en los preámbulos de las constituciones del Partido y la nacional en 2017 y 2018, respectivamente.

El PCCh presta especial atención a la historia. Esto se debe a que entienden el progreso como un proceso de desarrollo histórico, donde la acción humana bien organizada puede resolver sucesivamente varios desafíos y hacer avanzar la causa popul

Por un lado, el historicismo puede ser tan simple como necesitar saber dónde hemos estado y dónde estamos ahora para garantizar mejor que lleguemos a donde queremos ir. Por otro lado, conocer realmente la historia, particularmente en una nación con la población más grande del mundo y, según algunas estimaciones, la civilización viva más antigua, es una tarea monumental y necesaria.

La «Nueva Era» no enfatiza las diferencias generacionales definidas por líderes específicos. Esto lo podemos ver sobre todo en las tres resoluciones del PCCh sobre su propia historia, aprobadas en 1945, 1981 y 2021. La primera valoraba la situación histórica del PCCh tras la derrota del Japón imperial y el giro hacia la guerra civil. El segundo trazó una línea desde 1949 hasta 1981, desde ganar la guerra civil y fundar la República Popular China (RPC) hasta los primeros años del período de reforma y apertura.

En la tercera y más reciente resolución, el término «Nueva Era» se usa 46 veces en su traducción al inglés. Por un lado, una nueva era comenzó en 2012 y fue reconocida formalmente en las constituciones nacionales y del Partido en 2017 y 2018.

Por otro lado, se alcanzó un hito importante en 2021. Fue entonces cuando China declaró que había logrado uno de sus principales objetivos de desarrollo—convertirse en una sociedad xiaokang o moderadamente próspera—junto con promover nuevas reformas y articular nuevos objetivos de desarrollo, y hacerlo en el contexto más amplio de ascender como una potencia global en el mundo que enfrenta nuevos desafíos y oportunidades.

Tres dimensiones para entender “una comunidad global de futuro compartido”

Podría decirse que alcanzar el objetivo de xiaokang más que cualquier otro factor define la nueva era. Correspondió con la eliminación de la pobreza extrema a nivel nacional así como otras métricas de desarrollo y progreso social. Además, el logro del xiaokang coincidió con el centenario de la fundación del Partido, que durante mucho tiempo se ha descrito como la meta del primer centenario.

Lograr xiaokang fue el primer paso antes de avanzar a la meta del segundo centenario para 2049, que marcará 100 años desde el establecimiento de la República Popular China. Para entonces, el PCCh aspira a alcanzar un nuevo umbral de rejuvenecimiento nacional. La resolución también deja en claro que hay objetivos intermedios que deben alcanzarse para 2035, y esta nueva era es una en la que se están realizando nuevas reformas para garantizar que la nación haga una transición adecuada en su estrategia de desarrollo a largo plazo.

Los ejemplos de nuevas reformas incluyen aquellas asociadas con la doble dinámica de desarrollo, que tiene como objetivo sostener las exportaciones tanto como sea posible mientras crea un crecimiento nacional más sostenible. Otros ejemplos incluyen la promoción del desarrollo verde y la continuación de la mejora de las condiciones en las zonas rurales. También incluyen tratar de evitar los problemas que enfrentan otros países a medida que han alcanzado etapas de desarrollo comparables, especialmente a medida que se alejan de la mano de obra mal pagada y poco calificada, incluida la temida «trampa del ingreso medio», que puede conducir a estancamiento e incluso descensos si se gestionan mal.

Muchos han descrito a China como una transición de ser una nación importante a convertirse en una gran nación. Esta es una simple declaración de hecho: reconocer el ascenso de China y su creciente posición global. En este contexto, como afirma la histórica resolución, China pretende “fomentar un nuevo tipo de relaciones internacionales y construir una comunidad humana de destino compartido”. Estas dos citas proclaman la determinación de China de mejorar el panorama internacional junto con la seguridad y la soberanía chinas, rechazando los viejos modelos de hegemonía y las ambiciones imperialistas mediante la búsqueda de soluciones positivas para los problemas emergentes y antiguos que enfrenta la nación y otros en todo el mundo.

«Podría decirse que alcanzar el objetivo de xiaokang más que cualquier otro factor define la nueva era»

Estos esfuerzos incluyen avanzar en los esquemas de desarrollo de «ganar-ganar» asociados con la Iniciativa de la Franja y la Ruta, promover la paz internacional, resistir la construcción de bloques militares y países que buscan la hegemonía sobre otros, y reformar las organizaciones internacionales para producir un verdadero multilateralismo.

Xi subraya el apoyo a Hong Kong y Macao para fomentar el crecimiento económico

Estos esfuerzos también se corresponden con el creciente papel de liderazgo internacional de China en la lucha contra el calentamiento global y los nuevos brotes de enfermedades. Como también deja en claro la resolución histórica, China se ha embarcado en una nueva era de gobernanza climática, una que se compromete a alcanzar su punto máximo de emisiones de carbono antes de 2030 y alcanzar la neutralidad de carbono antes de 2060. Asimismo, incluye los esfuerzos inigualables de China para luchar y recuperarse de nuevos brotes de enfermedades como COVID-19 en el país y en el extranjero. De hecho, muchos reconocerán fácilmente que estamos viviendo en una nueva era, dadas sus experiencias directas con las nuevas formas de clima extremo y la pandemia; pero estos desarrollos son simplemente dos facetas de un mayor cambio en el tiempo.

Según el concepto marxista descrito como «negación de la negación», nos movemos en el tiempo abordando progresivamente los desafíos que enfrentan nuestras necesidades de progreso y justicia social. Esto significa cambio, incluso rompiendo en algunos aspectos con prácticas pasadas a medida que logramos algunas de nuestras metas y mejoramos nuestra capacidad para alcanzar otras nuevas.

Este concepto marxista también hace hincapié en las continuidades, en construir sobre logros anteriores como peldaños hacia un futuro mejor. Uno no puede simplemente borrar su pasado. El CPC también señala lo mismo cuando describe la nueva era. Reconoce directamente el pasado, describe explícitamente el presente y traza un curso para el futuro. En este sentido, la nueva era es menos una ruptura en el tiempo que una que apunta a unir de manera positiva el pasado, el presente y el futuro de China.

 

 

NOTA: el artículo fue publicado originalmente en inglés en China Focus. Link: https://www.prnewswire.com/news-releases/china-focus-feature-understanding-what-china-calls-new-era-301653529.html

+ posts

Es profesor de Política y Relaciones Internacionales en la Universidad Normal de China Oriental (ECNU/华东师范大学) e investigador principal del Instituto para el Desarrollo del Socialismo con Características Chinas de la Universidad del Sudeste en Nanjing (grupo de expertos líder de Jiangsu); Director Ejecutivo del Centro Internacional de Estudios Políticos Avanzados (ECNU); Fundador y Director del Programa Internacional de Posgrado en Política (ECNU); Investigador Principal, Instituto para el Desarrollo del Socialismo con Características Chinas en la Universidad del Sudeste en Nanjing (grupo de expertos líder de Jiangsu); Editor asociado, Journal of Chinese Political Science (SSCI), editor asociado, 文艺理论研究, y coeditor, ECNU Review.

 

 

Buscá en Reporte Asia