El caos de Covid en Hainan expone lo malo, lo feo y lo aterrador de las medidas de control del virus en China

Hainan

Mi hija y yo regresamos finalmente a Pekín el martes, 23 días después de que llegáramos a Hainan para pasar una semana de vacaciones en la playa y quedáramos atrapados en una pesadilla de viaje por las extremas medidas de contención del Covid-19 en China.Durante casi un mes, nos vimos obligados a convertirnos en nómadas: primero varados en la provincia insular tropical, y luego atrapados a miles de kilómetros, en Tianjin, durante una semana, mientras esperábamos que nos autorizaran a regresar a la capital china.
Hemos experimentado lo bueno, lo malo y lo feo de las medidas de control de la pandemia en China, pero nuestra lamentable saga es mucho más que una historia de advertencia para los viajeros. También muestra lo fragmentada y caótica que sigue siendo la estructura de mando burocrática del país, especialmente en una crisis.

Desde que llegó al poder a finales de 2012, el presidente Xi Jinping ha consolidado el poder tanto en el gobierno central como en sus propias manos. Los mandarines locales pueden acobardarse en su presencia y prometer públicamente lealtad a él y a las autoridades centrales, pero la verdad es que los gobiernos regionales suelen ignorar o ofuscar las directivas explícitas de Pekín.

Esto explica el escepticismo generalizado sobre los grandes planes de Pekín, anunciados en abril, para desarrollar un «mercado interno unificado» que promete eliminar el proteccionismo local y la segmentación económica que ha asolado al país durante siglos.
El caos y la confusión se han puesto de manifiesto en el estallido de Hainan. Al principio, supusimos que las autoridades locales eran las culpables de que estuviéramos varados en la provincia insular, ya que aparentemente temían la censura si se permitía que la subvariante Omicron, altamente infecciosa, se extendiera al resto del país.

Pero resulta que eso era sólo la mitad de la historia. Desde entonces, se ha sabido que los gobiernos locales de todo el país prohibieron encubiertamente los vuelos desde Hainan tan pronto como Sanya, la zona turística más importante de la isla, anunció el cierre de la ciudad el 6 de agosto.

Esto dejó a los turistas varados luchando por reservar cualquier vuelo disponible, sólo para ver cómo se cancelaban al día siguiente.

Desde que llegó al poder a finales de 2012, el presidente Xi Jinping ha consolidado el poder tanto en el gobierno central como en sus propias manos

En un intento de reanudar la actividad, el Viceprimer Ministro Sun Chunlan, máximo responsable del control de la pandemia en China, visitó Hainan el 13 de agosto y ordenó a todos los gobiernos locales que volvieran a aceptar vuelos desde la isla. El Consejo de Estado también emitió un aviso formal en el mismo sentido el mismo día, pero no sirvió de nada. La orden de Sun fue simplemente ignorada.

No fue hasta que un cable oficial del gobierno provincial de Hainan se filtró en Internet el 15 de agosto que la situación empezó a mejorar. Este cable acusaba a los funcionarios de la provincia de Jiangsu de negarse a aceptar vuelos de Hainan y amenazaba con presentar una queja formal ante el Consejo de Estado por este asunto. Los funcionarios de Hainan también amenazaron con informar a los residentes de Jiangsu varados en la isla de por qué no podían salir.

Técnicos de laboratorio trabajan en una instalación de pruebas de Covid-19 en la provincia de Jiangsu a principios de este mes. Foto: AFP

Esto causó un gran revuelo en Internet, desencadenando pequeñas protestas entre los turistas varados, ya que al parecer Jiangsu no fue el único infractor. Por desgracia, este comportamiento de las autoridades provinciales no es inusual. Los funcionarios locales ignoraron con frecuencia las órdenes del gobierno central durante los primeros días de la pandemia, ya que cavaron las carreteras y bloquearon las autopistas nacionales para impedir la entrada y salida de personas.

Todo ello recuerda a la época de los señores de la guerra en China (1916-27), cuando el control del país estaba dividido entre antiguas camarillas militares que protegían los intereses locales y mantenían a raya a la competencia exterior.

Por supuesto, es probable que los funcionarios locales se sientan envalentonados para desobedecer abiertamente las directivas del gobierno central de esta manera debido al patrón de castigos que ha surgido en medio de la pandemia, ya que los funcionarios que adoptaron políticas excesivas de supresión del virus rara vez se enfrentaron a medidas disciplinarias -a pesar de causar daños económicos y dificultades-, mientras que sus compañeros que no lograron evitar los brotes fueron despedidos sumariamente.

Los compradores muestran sus códigos sanitarios antes de entrar en un edificio de Pekín el 10 de agosto. Foto: Bloomberg

El arbitrario sistema de códigos sanitarios de China parece que va a permanecer

Nuestras experiencias también muestran la naturaleza arbitraria de la vasta red de vigilancia de China y cómo su aplicación obligatoria de códigos QR de salud, conocida como jiankang ma, puede ser objeto de atroces abusos para el control político.

El código sanitario permite a las autoridades seguir y controlar los movimientos de las personas asignándoles un color en la aplicación. Sigue un sistema de semáforo: el verde permite al portador entrar en espacios públicos al escanear un código QR; el amarillo y el rojo no.

Cuando nuestra familia se quedó tirada, los tres vimos cómo nuestro código sanitario de Hainan se volvía amarillo en distintos momentos, lo que nos impedía salir de la isla.
Desde entonces, hemos comprobado que muchos turistas han tenido experiencias similares y sólo cabe suponer que se trata de una táctica desplegada deliberadamente por las autoridades de Hainan para ganar tiempo mientras negocian con otras provincias para que vuelvan a aceptar vuelos desde la isla.

Los pasajeros muestran a los trabajadores del aeropuerto las pruebas de que han dado negativo en la prueba del Covid-19 en Sanya el 15 de agosto. Foto: Xinhua

Evoca el recuerdo del escándalo de la provincia de Henan en junio, cuando los funcionarios locales manipularon el sistema de códigos sanitarios para impedir que los manifestantes llegaran a la capital, Zhengzhou, emitiendo códigos rojos falsos.

En nuestro caso, las cosas se agravaron por la prohibición del gobierno municipal de Pekín de que los residentes regresen si viajan a un condado o ciudad donde haya incluso un nuevo caso confirmado.

No viajes por la China de COVID cero: la pesadilla de las vacaciones de mi familia en Hainan

Esta prohibición se materializa en una notificación emergente en la aplicación del código sanitario de Pekín, que impide al portador tomar cualquier tipo de transporte público a la capital hasta que el lugar en el que se aloja no tenga nuevos casos confirmados durante siete días consecutivos.

Todo ello recuerda a la época de los señores de la guerra en China (1916-27), cuando el control del país estaba dividido entre antiguas camarillas militares

La prohibición de viajar está aparentemente dirigida a mantener la capital china libre de virus en el período previo al 20º Congreso del Partido Comunista, previsto para octubre, en el que se espera que Xi busque un tercer mandato que rompa las normas como jefe del partido en una importante reorganización del liderazgo.

Una turista varada muestra a un trabajador del aeropuerto su código sanitario en Haikou el 18 de agosto. Foto: Xinhua

Pero la aplicación de la norma es arbitraria y confusa. Cuando estuvimos en Haikou, donde sólo se habían registrado unos pocos casos, algunas personas -incluida mi mujer- vieron cómo se les levantaba la prohibición y se les permitía volar de vuelta a Pekín.
Sin embargo, mi hija y yo no tuvimos tanta suerte. Tuvimos que volar a Tianjin, a dos horas en coche de Pekín, y permanecer en cuarentena en un hotel durante tres días mientras esperábamos que desapareciera la notificación emergente.

Mi mujer, que necesitaba volver al trabajo, pudo volar directamente a la capital el 16 de agosto. Todo ello a pesar de que todos habíamos permanecido en la misma zona de bajo riesgo durante 10 días y nos habíamos sometido a pruebas diarias de Covid-19, todas ellas negativas. Al parecer, estas pruebas no tienen ningún valor, ya que la mayoría de los turistas de Hainan tuvieron que ser puestos en cuarentena durante al menos tres días al regresar a sus provincias de origen, según los medios de comunicación estatales y los informes en línea.

Mientras tanto, mi hija y yo sólo podíamos rezar para que no se registraran nuevos casos en Tianjin durante nuestra improvisada estancia. El martes, nuestras oraciones fueron escuchadas, las notificaciones emergentes desaparecieron y finalmente pudimos regresar a casa.

Esta prohibición se materializa en una notificación emergente en la aplicación del código sanitario de Pekín

Desde la perspectiva del gobierno chino, el sistema de códigos sanitarios ha funcionado de maravilla para controlar tanto la propagación del virus como a la población. Es difícil imaginar que las autoridades renuncien voluntariamente a esos poderes, incluso cuando la pandemia haya terminado.

Nota: El artículo fue publicado originalmente en inglés en el portal SCMP, y la reproducción del mismo en español se realiza con autorización directa del autor. Link al artículo original: https://www.scmp.com/week-asia/opinion/article/3190293/hainans-covid-chaos-exposes-bad-ugly-and-scary-chinas-virus?module=perpetual_scroll_0&pgtype=article&campaign=3190293

+ posts

Ex editor en jefe del South China Morning Post (SCMP). Tiene una maestría en periodismo y una licenciatura en inglés. Durante 20 años se desempeñó en el China Daily y fue corresponsal de la BBC China. Ahora reside en Beijing como asesor editorial del SCMP.

Buscá en Reporte Asia