La exportación del modelo de energías renovables de China

ENERGÍAS RENOVABLES CHINA
Imágen: China Dialogue

Después de decir que dejará de construir centrales eléctricas de carbón en el extranjero, ¿podría China exportar su modelo de energías renovables a los países en desarrollo?

En Yinchuan, provincia de Ningxia, en la orilla oriental del río Amarillo, más de cuatro millones de paneles solares se dirigen al sol. Bajo los paneles, 10.000 mu (667 hectáreas) de bayas de goji esperan a ser recogidas. Se trata de un proyecto mixto «solar + agricultura», puesto en marcha en 2016 por el grupo energético Ningxia Baofeng.

Antes de 2016, esta parte del desierto de Gobi era tan seca como cualquier otra. Hoy, genera tanto energía como fruta. Los paneles solares proporcionan sombra, lo que reduce la evaporación del suelo: la cubierta vegetal es ahora del 85%, frente al 30%, dice Baofeng.

La empresa emplea a la población local para limpiar y mantener los paneles y recoger las bayas, lo que crea puestos de trabajo y mayores ingresos. A finales de 2020, la instalación había evitado 2,047 millones de toneladas de emisiones de carbono, según Baofeng, en comparación con una central eléctrica tradicional de carbón.

Ahora que China ha declarado que dejará de construir centrales eléctricas de carbón en el extranjero y que apoyará firmemente las energías verdes con bajas emisiones de carbono en los países en desarrollo, existe la oportunidad de exportar proyectos mixtos «solar +» similares.

Wang Yi, miembro del Comité Permanente de la Asamblea Popular Nacional, dijo en un reciente seminario que el fomento de las energías renovables en el Sudeste Asiático y otras regiones en desarrollo requeriría «modelos técnicos y empresariales que combinen las energías renovables con el alivio de la pobreza, la agricultura y la protección del medio ambiente».

Los objetivos del plan de acción para la cooperación energética 2016-2025 de la ASEAN (Asociación de Naciones del Sudeste Asiático) prevén que las energías renovables representen el 23% de la combinación energética de los países miembros en 2025.

En la actualidad, esta cifra es del 8%, lo que supone un enorme potencial de mercado. El plan de acción nació en 2015, en la 33ª reunión de ministros de energía de la ASEAN, y cada cinco años la reunión examina los avances hacia su objetivo.

Las 10 naciones que componen la ASEAN están situadas cerca del ecuador y reciben mucha luz solar -en la mayoría de los casos, más de 1.750 kilovatios hora por metro cuadrado al año, ideal para la energía solar fotovoltaica-, según un informe publicado por Energy Foundation China en febrero. El potencial eólico, por su parte, se concentra en Vietnam, Laos, Tailandia y el norte de Filipinas, así como en las zonas costeras, pero aún no está explotado.

Conectando los continentes, Brasil e India cooperan en energía renovable

Laos, Myanmar y Camboya dependen principalmente de la energía hidroeléctrica y pueden sufrir una grave escasez de energía en la estación seca, cuando la demanda de electricidad es mayor, dice el informe. El desarrollo de la energía eólica y solar podría aliviar esa escasez, mientras que la generación de energía distribuida para uso local podría llevar energía a regiones actualmente desabastecidas. Países que dependen del carbón, como Indonesia, Tailandia y Malasia, necesitarán energías renovables a medida que vayan abandonando el carbón, para satisfacer la creciente demanda de energía y alcanzar los objetivos climáticos.

Los objetivos del plan de acción para la cooperación energética 2016-2025 de la ASEAN (Asociación de Naciones del Sudeste Asiático) prevén que las energías renovables representen el 23% de la combinación energética de los países miembros en 2025

En un seminario celebrado en septiembre en Ningxia sobre el potencial y la financiación de la cooperación entre China y la ASEAN en materia de energías renovables, los expertos afirmaron que China no se limitaría a exportar tecnología de energías renovables. Más bien exportaría paquetes tecnológicos y modelos de negocio.

Wang Yi dijo: «Una mejor integración de las renovables con la agricultura y la acuicultura reducirá los costes e impulsará las sinergias, haciendo que los proyectos sean más sostenibles».

En China hay muchos proyectos similares a la instalación solar de Baofeng Energy. Además de utilizarse en los desiertos para resguardar la vegetación y reducir el polvo, los paneles solares pueden colocarse sobre los estanques de acuicultura, donde pueden reducir la evaporación. Las empresas chinas ya han ideado diversas formas de combinar la energía solar con la agricultura, la acuicultura y el turismo. En el densamente poblado este de China, los proyectos de energía solar + permiten generar energía sin ocupar un terreno precioso. En el oeste, azotado por el polvo, ayudan a proteger el medio ambiente local y a reducir la pobreza.

Al mismo tiempo que proporcionaba ejemplos de proyectos de alivio de la pobreza impulsados por la energía solar en China, Peng Peng, secretario general de la Alianza de Inversión y Financiación de Nuevas Energías de China, dijo que «el uso de las energías renovables por parte de China para ayudar a los residentes de las zonas pobres a establecer flujos de efectivo estables podría proporcionar nuevas opciones de soluciones energéticas en zonas del sudeste asiático donde no hay acceso a la energía o los ingresos son bajos».

Además de utilizarse en los desiertos para resguardar la vegetación y reducir el polvo, los paneles solares pueden colocarse sobre los estanques de acuicultura, donde pueden reducir la evaporación.

Miao Hong, jefe del departamento de inversiones sostenibles del Instituto de Recursos Mundiales, dijo: «Si, después de la pandemia, más representantes del sudeste asiático pueden visitar China para ver cómo hemos desarrollado las energías renovables, verán que tenemos soluciones técnicas de bajo coste y sostenibles».

Wang Yi afirmó que los países del Sudeste Asiático «deben estudiar la mejor manera de planificar su suministro energético, sobre todo teniendo en cuenta que el rápido crecimiento económico y la urbanización requerirán aún más electricidad. No se trata sólo de decidir cuántos aerogeneradores se van a instalar. Se trata de una consideración sistemática de la seguridad energética del país a largo plazo, con investigaciones sobre el suministro y la distribución de energía [o los emplazamientos de generación de energía]».

Xu Shengnian, director del programa de energía y cambio climático del Global Environmental Institute (GEI), que organizó el seminario, admite que las políticas y los acuerdos nacionales difieren y que, aunque la experiencia de China puede servir de referencia, puede ser difícil de reproducir. Xu ofreció un ejemplo: en China, toda la tierra es de propiedad pública, pero en otros lugares puede ser de propiedad privada. Cuando un proyecto requiere terrenos que pertenecen a diferentes propietarios, la requisición o el arrendamiento se vuelven complejos. Además, China cuenta con subvenciones para la energía eólica y solar, lo que supone un rápido desarrollo. Otros países en vías de desarrollo podrían no tener los bolsillos llenos para ofrecer esas subvenciones o apoyo político, lo que significa un crecimiento más lento de las energías renovables.

Para que los países del sudeste asiático puedan cumplir sus objetivos energéticos, se necesita mucha inversión y desarrollo de capacidades.

Indonesia, por ejemplo, tiene actualmente un gran déficit de financiación de las energías renovables. Según su Plan Nacional de Suministro de Electricidad, el país necesita 35.000 millones de dólares de inversión si quiere aumentar la proporción de energías renovables en su combinación energética del 13% al 23% para 2025.

Desde que se comprometió a una transición con bajas emisiones de carbono, Indonesia ha puesto en marcha leyes y reglamentos que promueven las energías renovables y mejoran la eficiencia energética, según Rukmini Tri Setiati, ministro consejero de la Embajada de Indonesia en Pekín. También tiene previsto retirar las centrales de carbón tradicionales y colaborar con las empresas de energías renovables para aumentar la capacidad de generación de energía renovable. Marlistya Citraningrum, directora del programa de acceso a la energía sostenible del Instituto para la Reforma de los Servicios Esenciales de Indonesia, cree que la retirada de China de las inversiones en carbón en el extranjero es una gran ventaja para Indonesia: obligará a reevaluar la energía del carbón y envía una señal positiva para la inversión en energías renovables.

Iniciativa del G7 “Build Back Better World”: ¿oportunidad para América Latina?

Pero no es fácil para las empresas chinas de energías renovables operar en el extranjero. Zhang Jing, defensor del clima y la energía de Greenpeace Asia Oriental, declaró a China Dialogue, que en la actualidad, son sobre todo las empresas privadas, y no las estatales, las que invierten en energía solar en China. Pero los costes de financiación para las empresas solares que invierten en el extranjero son elevados, y muchos países no ofrecen garantías soberanas, lo que supone un mayor riesgo para el inversor. Estas empresas necesitarán canales de financiación más diversos y flexibles si quieren invertir en energía solar en el extranjero, como el apoyo de los bancos multilaterales.

Para que los países del sudeste asiático puedan cumplir sus objetivos energéticos, se necesita mucha inversión y desarrollo de capacidades

«Hay que mejorar los sistemas de evaluación del riesgo que utilizan las instituciones financieras chinas cuando estudian los proyectos solares en el extranjero, y deberían diferir de los utilizados para la energía del carbón», dijo Zhang Jing. «Además, las inversiones en el extranjero necesitan un seguro de crédito a la exportación, pero las cuotas de seguro disponibles las ocupan sobre todo los proyectos de energía de carbón en el extranjero».

Zhang continuó diciendo que «desde que China anunció que iba a poner fin a las inversiones en carbón en el extranjero, hemos visto al Banco de China decir que pondrá fin a la financiación de nuevos proyectos de carbón y energía de carbón. Estoy seguro de que pronto veremos a otras instituciones financieras emitir nuevas políticas de apoyo a las renovables».

en la actualidad, son sobre todo las empresas privadas, y no las estatales, las que invierten en energía solar en China

Wang Yi pide que China y los países del sudeste asiático refuercen la cooperación en materia de energías renovables, construyan la confianza mutua en diferentes plataformas y compartan las mejores prácticas. Las nuevas plataformas y las nuevas asociaciones harán de la cooperación entre China y la ASEAN en materia de energías renovables un modelo para hacer más ecológica la Iniciativa de la Franja y la Ruta: «Una sola mano no puede aplaudir. El cambio climático requiere que todos trabajemos duro», dijo Wang.

 

Nota: El artículo fue publicado originalmente en inglés en China Dialogue. La reproducción del mismo en español se realiza con la debida autorización. Link al artículo original: https://chinadialogue.net/en/energy/with-coal-off-the-menu-can-china-export-its-renewables-model/

Acerca del autor

investigadora en China Dialogue. Tiene un máster en periodismo computacional por la Universidad de Siracusa.