La historia de «yao guan» muestra que Estados Unidos no puede reírse de las intenciones de China

China Estados Unidos

Una de las pocas cosas en las que literalmente todo el mundo está de acuerdo es de la tensión entre China y Estados Unidos. En el mundo actual, desgarrado por grandes incertidumbres geopolíticas, la gente rara vez se pone de acuerdo en algo.

Quizá la relación bilateral más importante del mundo, están en su punto más bajo desde que ambos países restablecieron sus relaciones diplomáticas en la década de 1970. Mientras Pekín y Washington discuten abiertamente sobre una amplia gama de temas, desde el comercio hasta la tecnología y los derechos humanos, la gente se pregunta si la relación puede empeorar. Pues bien, sí puede. A pesar de las repetidas advertencias de China, la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, parece seguir adelante con una polémica visita a Taiwán.

No ha confirmado el viaje, previsto al parecer para principios de agosto, pero los medios de comunicación indicaron el jueves que su oficina había empezado a invitar a otros legisladores a viajar con ella a la isla. En la última semana, portavoces del Ministerio de Asuntos Exteriores y del Ministerio de Defensa de China han advertido que una visita de Pelosi cruzaría «una línea roja» y sería respondida con «medidas de fuerza».

En una llamada telefónica con el presidente de EE.UU., Joe Biden, el jueves por la noche, el presidente Xi Jinping advirtió que no se debía jugar con fuego sobre Taiwán, sin mencionar directamente el posible viaje de Pelosi. «Los que juegan con fuego perecerán por ello», dijo Xinhua a Biden. «Es de esperar que Estados Unidos tenga las ideas claras al respecto».

Los funcionarios corruptos siguen obligando a China a subir la vara de las penas de muerte

En respuesta, Biden dijo que la política estadounidense sobre Taiwán no ha cambiado y que Washington se opone firmemente a los esfuerzos unilaterales para cambiar el statu quo o socavar la paz y la estabilidad en el estrecho de Taiwán, según un comunicado de la Casa Blanca.

Los líderes chinos suelen utilizar la expresión «jugar con fuego» para advertir contra cualquier movimiento que consideren que fomenta la independencia de Taiwán, pero en este caso, la advertencia de Xi está aparentemente dirigida al posible viaje de Pelosi.

China advierte de una severa respuesta si la presidenta de la Cámara de Representantes estadounidense, Nancy Pelosi, viaja a Taiwán. Pekín reclama la isla como territorio propio. Foto: AP

Los funcionarios estadounidenses pueden argumentar que, incluso como legisladora de alto nivel, el viaje de Pelosi es diferente a la visita de un alto funcionario de la administración. Por tanto, no viola el acuerdo entre los países que desaconseja los contactos oficiales de alto nivel con Taiwán. Pero desde el punto de vista chino, Pelosi, la máxima líder del Congreso y segunda en la línea de sucesión a la presidencia, no es diferente del presidente de EE.UU., Joe Biden, o de la vicepresidenta, Kamala Harris, sobre todo porque provienen del mismo partido político.

En una llamada telefónica con el presidente de EE.UU., Joe Biden, el jueves por la noche, el presidente Xi Jinping advirtió que no se debía jugar con fuego sobre Taiwán

La noticia de su visita ha puesto tanto a Pekín como a Washington en una situación muy difícil, ya que ninguno de los dos quiere dar marcha atrás y ser visto como débil en un momento de grandes tensiones. Esto ha dado lugar a la preocupación de que se produzca una nueva y peligrosa crisis en el Estrecho de Taiwán.

Sería difícil exagerar las ramificaciones si Pelosi hiciera caso omiso de las advertencias y siguiera adelante con su viaje a Taiwán, sobre todo porque los halcones antichinos de Washington, incluido el ex secretario de Estado Mike Pompeo, la incitaron a ello. Sería un grave error si desestimaran las advertencias de China como meras «amenazas vacías».

Hasta cierto punto, hay una sensación de déjà vu en las últimas tensiones sobre Taiwán. Evoca el recuerdo de un capítulo sangriento de la historia de los dos países hace más de 70 años, cuando Estados Unidos se rió de las advertencias de China, que condujeron a la guerra de Corea.

Cuando la guerra de Corea comenzó en junio de 1950, los dirigentes chinos no tenían intención de intervenir. La situación cambió después de que el general Douglas MacArthur condujera a las fuerzas armadas estadounidenses a un exitoso desembarco en Incheon el 15 de septiembre y derrotara a las fuerzas norcoreanas. Preocupados por las intenciones de Estados Unidos hacia China, los dirigentes del país de entonces lanzaron una intensa campaña diplomática, principalmente a través de la antigua Unión Soviética en las Naciones Unidas, y de los canales diplomáticos indios, para advertir a las fuerzas estadounidenses que no avanzaran más allá del paralelo 38. Al darse cuenta de que las fuerzas dirigidas por Estados Unidos estaban a punto de cruzar esa línea, Zhou Enlai pronunció varios discursos públicos amenazando con una intervención china en Corea.

Los funcionarios estadounidenses pueden argumentar que, incluso como legisladora de alto nivel, el viaje de Pelosi es diferente a la visita de un alto funcionario de la administración

En la madrugada del 3 de octubre, Zhou hizo un último intento convocando a K M Panikkar, embajador indio en China, para una reunión urgente. Zhou dijo a Panikkar que si las fuerzas estadounidenses cruzaban el paralelo 38 y ampliaban la guerra, China intervendría. Zhou utilizó las sencillas palabras chinas yao guan para transmitir la intención de Pekín. Las dos palabras pueden tener muchos significados en chino y podrían traducirse como «cuidar» o «hacerse cargo». Antes de la reunión, Zhou incluso discutió con el intérprete sobre la búsqueda de un término inglés preciso para yao guan.

Pero los minuciosos esfuerzos de Zhou fueron en vano. El general MacArthur y los políticos estadounidenses en Washington desestimaron en gran medida las advertencias públicas y privadas de Zhou como amenazas vacías. Dean Acheson, entonces secretario de Estado, llegó a decir que Zhou no era un portavoz autorizado, mientras que el presidente Harry Truman creía que la advertencia de Zhou no era más que un chantaje político y desechó el mensaje de Panikkar simplemente como «una transmisión de propaganda comunista».

Lo que siguió fue una guerra caliente que costó millones de vidas, a la que siguió una guerra fría entre los países que duró hasta principios de la década de 1970. Desde entonces, la relación bilateral ha recorrido un largo camino. A pesar de las crecientes tensiones, Pekín y Washington han intentado mantener una comunicación directa para gestionar los volátiles lazos desde los más altos niveles del gobierno y los militares hacia abajo.

Pero el riesgo de malentendidos y errores de cálculo sigue siendo grande. Es cierto que el tono y el lenguaje de las declaraciones de China sobre la posible visita de Pelosi a Taiwán no son muy diferentes de la retórica dirigida contra Newt Gingrich, que fue a Taiwán en 1997 cuando era presidente de la Cámara de Representantes. Entonces, China tenía un líder diferente y el país era comparativamente mucho más débil. Hoy, Xi se ha convertido en el líder más poderoso desde Mao Zedong. Está en proceso de buscar un tercer mandato que rompa las normas como jefe del partido en algún momento del otoño. En este momento crucial, no puede permitirse ser visto como débil. Y lo que es más importante, el ejército chino se ha vuelto mucho más poderoso.

Curiosamente, Biden dijo públicamente que los militares estadounidenses pensaban que el posible viaje de Pelosi a Taiwán «no era una buena idea en este momento». Se dice que el Pentágono -junto con algunos funcionarios de la Casa Blanca– está presionando a la oficina de Pelosi para que posponga el viaje. Al fin y al cabo, el ejército estadounidense es el que mejor conoce las capacidades de las fuerzas armadas chinas. A la hora de la verdad, los militares estadounidenses tendrían que llevarse la peor parte.

A pesar de las crecientes tensiones, Pekín y Washington han intentado mantener una comunicación directa

Por supuesto, a la parte estadounidense también le resultará difícil dar marcha atrás ahora. Si Pelosi no se va, se considerará que Estados Unidos ha cedido a la presión china y que ha dado a Pekín una victoria, lo que debilitaría sus futuros movimientos a los ojos de los chinos. Muchos políticos estadounidenses, incluido el ex secretario de Defensa Mark Esper, creen que China está exagerando y se muestran escépticos sobre si los dos países entrarían realmente en guerra por un viaje de alto nivel del Congreso a Taiwán.

¿Realmente quieren averiguarlo? A juzgar por el tono y el lenguaje de las declaraciones de China, son mucho más fuertes que las palabras yao guan pronunciadas por Zhou Enlai hace 72 años.

Nota: El artículo fue publicado originalmente en inglés en el portal SCMP, y la reproducción del mismo en español se realiza con autorización directa del autor. Link al artículo original: https://amp-scmp-com.cdn.ampproject.org/c/s/amp.scmp.com/week-asia/opinion/article/3187007/xi-jinping-warns-joe-biden-taiwan-history-yao-guan-shows-us

+ posts

Ex editor en jefe del South China Morning Post (SCMP). Tiene una maestría en periodismo y una licenciatura en inglés. Durante 20 años se desempeñó en el China Daily y fue corresponsal de la BBC China. Ahora reside en Beijing como asesor editorial del SCMP.

Buscá en Reporte Asia