Cho Moonhaeng: «siempre algo nuevo sobre la cultura de Corea convoca la atención»

Cultura Corea
Señor Cho Moonhaeng, director del Centro Cultural Coreano en Buenos Aires. Imágen: CCC

Noviembre es un mes destacado para la cultura de Corea en Argentina. El Centro Cultural Coreano comenzó a funcionar a fines de noviembre del año 2006 en una casa del coqueto Barrio Parque de Palermo, Buenos Aires, muy cerca de la sede de la Embajada de la República de Corea.

Cultura Corea
“La nueva sede mejoró en todo sentido las posibilidades del Centro Cultural Coreano», dice Cho.

Finalmente, en 2017 fue adquirido el antiguo Palacio Bencich sito en la calle Maipú 972 con fondos del gobierno coreano y con el objetivo de establecer una nueva sede que pudiese acompañar el crecimiento sostenido del interés local por la cultura coreana.

Luego de extensos trabajos de refacción y restauración – los cuales debieron concretarse respetando la condición de edificio protegido por la Dirección General de Interpretación Urbanística del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires- la histórica construcción de Retiro, que data de 1914, fue abierta al público en noviembre de 2018.

“La nueva sede mejoró en todo sentido las posibilidades del Centro Cultural Coreano. Eso se vio fuertemente reflejado en el primer año desde la apertura. Muchas más visitas diarias, mayor presencia en eventos, en talleres, seminarios”, explica su Director, Cho Moonhaeng.

“Además, las instalaciones habilitaron proyectos que antes no hubieran sido posibles. Nuestras salas temporales, más grandes y mejor preparadas para recibir diversas propuestas artísticas, nuestro auditorio con mayor capacidad, mejoras tecnológicas y más comodidad. El escenario exterior, la cocina profesional, el salón de danza y mucho más. Sin dudas la mudanza posibilitó un crecimiento para el Centro Cultural Coreano en todo sentido”.

El interior del Centro Cultural Coreano, ubicado en la Ciudad de Buenos Aires.

Cho Moonhaeng arribó a la Argentina en 2019 para asumir como Agregado Cultural de la Embajada de la República de Corea y conducir los destinos de la nueva sede del Centro Cultural como Director. No es su primer acercamiento a la cultura latina: luego de iniciar su carrera en el Ministerio de Cultura de la República de Corea en 1994 (renombrado posteriormente Ministerio de Cultura, Deporte y Turismo), realizó una maestría en Mercadotecnia en la Universidad del Valle de Atemajac, México, en 2002.

La nueva sede mejoró en todo sentido las posibilidades del Centro Cultural Coreano

Su experiencia en áreas de desarrollo de distintas industrias culturales, como el cine y la animación, resultan un gran aporte al momento de liderar un sitio que se proyecta sobre todo en lo audiovisual y digital.

No “solo para niños”: el boom de los cómics en Corea del Sur

Creo que haber crecido tanto en ese mundo, ampliar las redes del Centro Cultural Coreano y sus posibilidades online, son un logro ya concretado durante el período de mi misión

Los nuevos espacios del palacio Bencich permitieron ajustar todo lo exhibido en relación a la cultura coreana de un modo más acorde a la demanda del público argentino. Prueba de ello son los salones con exposiciones temáticas permanentes que van desde cultura pop a una réplica de casa tradicional (hanok). Sin embargo, la llegada del COVID-19 en marzo de 2020 y las sucesivas restricciones, modificaron los planes.

“La pandemia obligó al Centro Cultural Coreano a repensar y reformular toda su oferta y actividades culturales. Por un lado, adaptar las acciones existentes a formatos digitales, como el Concurso KPOP Latinoamérica o el HAN CINE, el Festival de Cine Coreano.

Por el otro,  hubo que generar nuevos contenidos pensados específicamente para las redes, como los CCC Arte Online, Korea Review y las clases online”, expresa Cho, que sin desanimarse agrega, “Lo positivo fue que siempre nos mantuvimos en movimiento y generando propuestas culturales, y que pudimos desarrollar nuestras redes sociales y las posibilidades digitales, algo que el Centro Cultural Coreano había rezagado”.

Aunque quizás precipitado por causa de la pandemia, Cho destaca igualmente el desarrollo digital del espacio cultural que dirige, como baluarte de su gestión. “Creo que haber crecido tanto en ese mundo, ampliar las redes del Centro Cultural Coreano y sus posibilidades online, son un logro ya concretado durante el período de mi misión.

También incrementar la oferta de cursos, tanto en cantidad como en variedad”. Pero estos no han sido los únicos objetivos. Cho aceptó el desafío de expandirse hacia distintos rincones del país sin importar las distancias geográficas.

“Otro punto que comencé a trabajar al inicio de mi gestión fue la de llevar cultura coreana a otros puntos de Argentina, federalizar nuestra propuesta. Estuvimos en Córdoba, Neuquén, Mar del Plata, Misiones, Tandil y otros lugares. La idea era recorrer más pero la pandemia complicó ese trabajo. Sin embargo, nuestro crecimiento digital generó que podamos acercarnos a todo el país de otra manera.

La Embajada de Corea propone un creativo concurso por el 60º aniversario de las relaciones bilaterales con Argentina

Por ejemplo, el festival de cine coreano, que siempre había estado circunscripto a Buenos Aires en su formato presencial, pudo ser visto en todo el país y de forma gratuita en las últimas dos ediciones gracias a su programación online a través de cinear.play”.

Y así como noviembre ya es un mes clave del calendario coreano en el país, 2022 será un año que también dejará su marca: se cumplirá el 60° aniversario del inicio de relaciones diplomáticas entre Corea del Sur y Argentina. Este aniversario encuentra a los dos países más cerca que nunca gracias a los contenidos culturales coreanos consumidos con entusiasmo por el público local, contenidos que de a poco también se van diversificando.

“El interés por la cultura está en aumento. Siempre algo nuevo sobre Corea convoca la atención, a veces las series, otras el cine o el kpop. Aparece ahora la gastronomía y el idioma. Seguramente la cosmética y el turismo en el futuro. Creo que se ha reforzado mucho la relación cultural entre Argentina y Corea. Ya no son los países lejanos y desconocidos entre ellos que eran hace algunas décadas. Esta es una relación de amistad que seguirá creciendo”, manifiesta Cho.

Otro punto que comencé a trabajar al inicio de mi gestión fue la de llevar cultura coreana a otros puntos de Argentina, federalizar nuestra propuesta

Y a pesar de que  las restricciones derivadas de la pandemia no le han permitido aún conocer toda la belleza paisajística de Argentina,  no duda al expresarse sobre el país y sus habitantes. “Me parece que Argentina es un país con una gran cultura, con una sociedad muy abierta a conocer, aprender y experimentar. Los argentinos saben disfrutar de distintos aspectos de la vida, la gastronomía, el arte, la música, las artes audiovisuales. Creo que eso también es lo que hace que el interés por Corea sea tan particular aquí”.

Para conocer más sobre el Centro Cultural Coreano en Argentina y sus actividades, es posible consultar su página web oficial.

 

Acerca del autor

Licenciada en Estudios Orientales (Universidad del Salvador). Especialista en Relaciones Públicas. Cuenta con una diplomatura superior en Educación, Imágenes y Medios (Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales). Tiene una Maestría en Industrias Culturales, Política y Gestión (Universidad Nacional de Quilmes). Es profesora de la clase sobre Japón en la materia Procesos Interculturales, de la Maestría de Diversidad Cultural (Universidad Nacional de Tres de Febrero). Imparte cursos de capacitación sobre historia, cultura y protocolo de China, Corea y Japón (Museo de Arte Hispanoamericano Isaac Fernández Blanco).