El G7 y Australia limitan los precios y afectan a los ingresos petroleros rusos

G-7 PRECIOS
Imagen: Kyodo News

El lunes entró en vigor un tope de precios para el crudo ruso acordado por el G7 y Australia, en el último esfuerzo por reducir la principal fuente de ingresos de Moscú para su actual guerra en Ucrania según ha informado Kyodo News.

Los miembros del G7 -Gran Bretaña, Canadá, Francia, Alemania, Italia, Japón y Estados Unidos, además de la Unión Europea- y Australia fijaron el precio máximo en 60 dólares por barril, con el fin de castigar a Rusia sin provocar grandes interrupciones del suministro. Pero Moscú podría tomar represalias reduciendo los suministros, lo que podría desestabilizar los mercados.

En una entrevista televisiva previa a la aplicación, el viceprimer ministro ruso, Alexander Novak, dijo que su país considera que el tope de petróleo "no es de mercado" y que está "considerando mecanismos para prohibir la aplicación del instrumento de tope de precios", según la agencia de noticias Interfax.

"Venderemos petróleo y productos petrolíferos a aquellos países que trabajen con nosotros en condiciones de mercado, incluso si tenemos que reducir ligeramente la producción", dijo Novak.

En virtud de la limitación de precios, los miembros de la llamada Coalición de Precios Máximos no ofrecerán seguros, financiación y otros servicios para el crudo ruso transportado por mar a menos que los compradores adquieran el petróleo a 60 dólares por barril o menos.

Las empresas con sede en el G7 controlan alrededor del 90% del mercado de productos de seguros marítimos relevantes, según el Departamento del Tesoro de Estados Unidos, lo que dificulta el acceso de los importadores a estos servicios si pagan un precio por el petróleo ruso superior al umbral.

Los miembros del G7 -Gran Bretaña, Canadá, Francia, Alemania, Italia, Japón y Estados Unidos, además de la Unión Europea- y Australia fijaron el precio máximo en 60 dólares por barril

Según las directrices del Tesoro, el petróleo del proyecto energético ruso Sajalín 2 con destino a Japón quedará excluido del límite de precios hasta el 30 de septiembre.

A partir del 5 de febrero, los productos petrolíferos rusos transportados por vía marítima también se enfrentarán a un límite de precios, que se anunciará más adelante.

La idea de estudiar los límites de los precios del petróleo ruso fue acordada inicialmente en junio por los líderes del G7.

El G7 fijará un tope al precio del barril de petróleo de Rusia

Los miembros del G7 han condenado enérgicamente la invasión rusa de Ucrania que comenzó en febrero y se han comprometido a prohibir o eliminar gradualmente las importaciones de petróleo ruso, a pesar del dolor que puede causar a las naciones sedientas de recursos en Europa y Japón.

El aumento de los precios de la energía ha beneficiado al presidente ruso Vladimir Putin, mientras que las naciones más pobres del mundo siguen soportando el peso de los elevados precios de la energía y los alimentos, que se han visto exacerbados por la guerra.

Estados Unidos ha dicho que el sistema de limitación de precios no sólo restringiría la principal fuente de ingresos de Putin para la guerra, sino que también fomentaría el flujo de petróleo ruso con descuento en los mercados mundiales.

Las empresas con sede en el G7 controlan alrededor del 90% del mercado de productos de seguros marítimos relevantes

Los miembros de la Coalición del Precio Máximo dijeron en su declaración conjunta publicada el viernes que se comprometen a "supervisar de cerca la eficacia" del precio máximo y "estarán preparados para revisar y ajustar el precio máximo según sea necesario".

Una fuente de la UE ha dicho que el precio se revisará cada dos meses, con un mecanismo de ajuste para mantener el precio máximo al menos un 5% por debajo del nivel del mercado.