China en busca de la plena soberanía energética

Electricistas trabajan en la línea de transmisión de ultra alta tensión junto al río Yangtze en Wuhu, provincia de Anhui, en el este de China. [Foto/Xinhua]

Ante la presión de las crecientes incertidumbres en el mercado mundial de la energía causadas por los conflictos geopolíticos internacionales, China se ha puesto como objetivo realizar todos los esfuerzos para salvaguardar su soberanía energética.

“A pesar de la presión externa, China sigue teniendo la capacidad de garantizar un suministro de energía seguro, fiable y estable”, dijo , portavoz de la Oficina Nacional de Estadísticas.

Los problemas energéticos se empezaron a vislumbrar con la invasión de Rusia a Ucrania, y las distintas sanciones económicas que le aplicaron a aquel, uno de los principales exportadores de energía del mundo.

Sin embargo, en China algunas regiones ya informaron de la escasez de carbón y electricidad a finales de septiembre del año pasado. 

Foto tomada el 19 de diciembre de 2021, muestra un muelle de llenado de GNL en el condado de Zigui, provincia de Hubei, en China central. El primer muelle de llenado de gas natural licuado (GNL) de la región de las Tres Gargantas.[Foto/Xinhua]
En respuesta a esto, el país asiático ha aplicado políticas eficaces en respuesta, haciendo que “los precios del carbón vuelvan a un rango razonable, que el almacenamiento de carbón en las centrales eléctricas alcance un récord para el mismo periodo de la historia, que el suministro de energía se mantenga estable y que los recursos de gas natural sean suficientes», señaló Li Yunqing, funcionario de la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma.

China también hizo un esfuerzo para promover la plena producción de los yacimientos nacionales de petróleo y gas y garantizar la seguridad y estabilidad de las importaciones de crudo, gas por tubería y GNL.

Otras de las medidas tomadas fue la aceleración de la construcción de proyectos fotovoltaicos de energía eólica a gran escala en las zonas desérticas y su optimización mediante la combinación de energías.

La respuesta a todas estas medidas fue que, en el primer trimestre de 2022, la producción de carbón en bruto del país aumentó un 10,3% interanual hasta alcanzar los 1.080 millones de toneladas, mientras que la producción de petróleo crudo experimentó una expansión constante al aumentar un 4,4% y la generación de energía se incrementó un 3,1% respecto a hace un año para alcanzar los 1,99 billones de kilovatios-hora.

La ambición de China por la energía limpia

La energía es el pilar fundamental del desarrollo económico y social de cualquier país, y con esto en mente, el Consejo de Estado de China, pidió que se siguiera mejorando el suministro de energía y se optimizará la combinación energética.

La relevancia del carbón

Por ahora, el carbón sigue siendo el principal pilar energético de China, y es el elemento que el gobierno de Xi Jinping utiliza para seguir garantizando la seguridad energética y eléctrica del país durante algún tiempo, 

El año pasado, el carbón produjo el 60% de la electricidad del país con una capacidad instalada inferior al 50%.

Para garantizar el suministro de carbón este año, el gigante asiático se esforzará por aumentar la capacidad de producción de carbón en 300 millones de toneladas mediante la aprobación de una mayor capacidad de producción, la ampliación de la producción y la puesta en marcha de nuevos proyectos.

El banco central chino emitirá un total de 100.000 millones de yuanes (unos 15.110 millones de dólares) en concepto de représtamos para apoyar el desarrollo del carbón y el almacenamiento de energía.

Al mismo tiempo, durante los próximos 11 meses, a partir de mayo, siete tipos de productos de carbón importados, incluidos el carbón de coque y el lignito, tendrán el beneficio de aranceles cero.

China también promoverá el uso limpio y eficiente del carbón y reforzará la construcción de instalaciones de almacenamiento, acelerando la transformación limpia y baja en carbono de los sistemas eléctricos.

El nuevo impulso de la energía renovable

En el marco de los esfuerzos de China para alcanzar su objetivo de neutralidad de carbono para el año 2060, las energías renovables tienen un papel fundamental.

La capacidad instalada de energías renovables en China registró un rápido crecimiento en el primer trimestre del año.

En el periodo enero-marzo, la capacidad de la energía eólica se disparó un 17,4% interanual, hasta los 340 millones de kilovatios, mientras que los parques solares alcanzaron una capacidad de 320 millones de kilovatios, con un aumento del 22,9%.

Miembros del personal comprueban los equipos de la Base de Energía Fotovoltaica de Dalad en Dalad Banner, región autónoma de Mongolia Interior, en el norte de China, el 20 de abril de 2022. [Foto/Xinhua]
Dado que el hidrógeno se ha convertido en una importante opción estratégica para las principales economías desarrolladas que buscan acelerar su transformación y mejora energética, China también está pensando en el futuro del hidrógeno.

Se espera que la producción anual de este a partir de energías renovables alcance entre 100.000 y 200.000 toneladas para convertirse en una parte importante del nuevo consumo de energía del hidrógeno en 2025 y permitir una reducción de las emisiones de dióxido de carbono de entre 1 y 2 millones de toneladas al año, según un plan de desarrollo de la energía del hidrógeno para el periodo 2021-2035.

Mientras tanto, la energía nuclear también se desarrollará a buen ritmo bajo la premisa de garantizar una seguridad absoluta y ejercer una estricta supervisión. China ha aprobado recientemente nuevas unidades de generación en tres centrales nucleares.

Foto aérea tomada el 1 de diciembre de 2021 muestra las unidades de energía nuclear No 6 (1ra R) y No 5 (2da R) bajo la Corporación Nuclear Nacional de China (CNNC) en Fuqing, provincia de Fujian en el este de China. [Foto/Xinhua]
A finales de marzo, la capacidad total de generación de energía instalada en el país ascendía a unos 2.400 millones de kilovatios, con un aumento del 7,8% respecto a hace un año, según los datos.

China está avanzando en el desarrollo de las energías para mejorar su estructura energética. Si bien, el rol del carbón sigue siendo fundamental, cuenta con un plan de acción ,publicado el año pasado, por el cual pretende aumentar la cuota de consumo de energía no fósil hasta cerca del 25% en 2030. 

De lograr este plan, estará un paso más cerca del objetivo de la neutralidad de carbono, que pondrá a China en el escenario internacional, como un productor energético sustentable y con una fuerte soberanía energética.

Acerca del autor

Es Ingeniero Industrial del ITBA (Instituto Tecnológico de Buenos Aires). Ha sido CEO y Director de varias compañías de servicios de infraestructura. Actualmente brinda servicios de consultoría en relaciones y estrategias con China. https://javiersanchezcaballero.com/