WPP multada por casos de corrupción en Asia y LATAM

Asia corrupción

Asia enfrenta diversos desafíos a la hora de combatir la corrupción, sobre todo teniendo en cuenta el nuevo enfoque de las autoridades americanas que puede resultar en un mayor número de sanciones a empresas.

Tras este cambio de paradigma, recientemente dos compañías han alcanzado distintos acuerdos con los reguladores. Casualmente, ambas son compañías de origen británico. A fines de junio fue el turno de Amec Foster Wheeler Limited y días atrás, fue el de WPP, uno de los grupos publicitarios más grandes del mundo, presente en más de 100 países y con una nómina de más de 100.000 empleados.

La transparencia, un desafío para el crecimiento de Asia

WPP, basada en Londres y Nueva York, y cotizante en la bolsa de esta última, acordó mediante un procedimiento administrativo pagar a la Comisión de Bolsa y Valores​​ de Estados Unidos (SEC, por sus siglas en inglés) la suma de U$D 19,2 millones para resolver violaciones a la Ley de Prácticas Corruptas en el Extranjero (FCPA) en Brasil, China, India y Perú.

WPP implementó una estrategia agresiva de expansión con el fin de desarrollar el negocio y abrir sus fronteras hacia nuevos destinos. De esta manera, invirtió y adquirió participaciones mayoritarias en pequeñas agencias localizadas en mercado considerados de alto riesgo y se refirió a ellas como “Networks”.

WPP acordó pagar a la SEC U$D 19,2 millones para resolver violaciones legales en Brasil, China, India y Perú

En algunos casos, WPP estructuró estas adquisiciones incluyendo una provisión de ganancia y acordó que el fundador de cada agencia continuara como Director Ejecutivo, aunque resignando el control mayoritario a favor de WPP. Esto significó que cada Director Ejecutivo ejerciera una amplia autonomía e influencia, a pesar que WPP había exigido que debieran cumplir con sus políticas globales y requerimientos de control interno.

Como resultado de estas deficiencias estructurales, WPP no respondió rápida o adecuadamente a las repetidas señales de advertencia de corrupción o fallas de control identificadas en algunas de estas subsidiarias pertenecientes a su “Network”.

India

Entre 2015 y 2017, aproximadamente la mitad de los ingresos de la subsidiaria india provenían de los Departamentos de Información y Relaciones Públicas (DIRP) de los estados de y Andhra Pradesh, responsables de contratar a las agencias de medios para campañas de publicidad y relaciones públicas.

Según la SEC, WPP recibió más de diez denuncias anónimas que especificaban con lujo de detalles dos esquemas de sobornos relacionados con el trabajo de la compañía en India.

El escándalo de 1MDB, un fraude de Hollywood a Kuala Lumpur

En el primer supuesto, el DIPR celebró un contrato con la subsidiaria india en virtud del cual WPP crearía distintos anuncios que luego publicaría en periódicos locales. El DIPR le pagaría a WPP una tarifa fija de público conocimiento para las agencias de medios por la compra de espacios publicitarios.

En este contexto, WPP celebró un acuerdo con una nueva agencia, que, a través de su CEO, pudo negociar con los periódicos tarifas significativamente más bajas que las abonadas por el DIPR. De esta forma se creó un fondo no registrado en los libros contables que sería utilizado para pagar sobornos a funcionarios públicos con el fin de obtener los mencionados contratos.

En el segundo caso, en 2015 el DIPR le pagó a la subsidiaria india U$D 1.5 millones para ejecutar una campaña relacionada con la celebración del aniversario del estado indio de Telangana. Dicha campaña, no sucedió. En cambio, se le solicitó a una agencia que falsificara documentos indicando que había prestado servicios para dicha campaña justificando el pago de la subsidiaria india. Más de U$D 1 millón fueron abonados a un intermediario externo responsable a la vez de realizar pagos a los funcionarios del DIPR.

WPP recibió más de diez denuncias que especificaban con lujo de detalles dos esquemas de sobornos relacionados con el trabajo de la compañía en India

Se estima que, a través de estos mecanismos, WPP habría obtenido más de $5 millones de ganancias netas.

China

En noviembre de 2018, la subsidiaria china pagó aproximadamente U$D 107.000 a un intermediario recomendado (o elegido) por funcionarios chinos antes de la finalización de una auditoría fiscal. Según la SEC, el intermediario se quedó con una pequeña porción de ese pago y transfirió el resto a un destinatario desconocido.

De esta forma, la subsidiaria china pudo evitar el pago de más de $3 millones de dólares en impuestos.

Brasil

En 2016, a pesar de no contar con la aprobación de WPP, y en clara violación a sus políticas, la subsidiaria brasileña realizó pagos indebidos a distintos intermediarios que luego habrían sido desviados a funcionarios públicos con el fin de asegurar contratos gubernamentales.

la subsidiaria china pagó aproximadamente U$D 107.000 a un intermediario recomendado por funcionarios chinos antes de la finalización de una auditoría fiscal

Con el fin de ocultar dichos pagos, la subsidiaria brasileña falsificó sus libros y registros contables reflejando que los intermediarios habían prestado servicios de marketing y relacionados a la tecnología.

WPP habría recibido ganancias aproximadas al millón de dólares.

Perú

El esquema de sobornos involucró a una compañía constructora que, en 2013, de acuerdo a la SEC, habría financiado la campaña política de alcalde de Lima a cambio de adjudicaciones de contratos. La subsidiaria peruana acordó ser un conducto para el soborno de la constructora al alcalde.

De esta manera, la fuente de los fondos utilizados para la campaña política del alcalde de Lima fue ocultada canalizando los pagos de la constructora a la subsidiaria peruana a través de las subsidiarias de WPP en Colombia y Chile.

En consecuencia, dichas subsidiarias registraron falsamente que recibieron dinero a cambio de servicios prestados para la constructora. La subsidiaria peruana no mantuvo registros que indicaran que la constructora había pagado parte de la campaña política mencionada anteriormente.

la subsidiaria brasileña falsificó sus libros y registros contables reflejando que los intermediarios habían prestado servicios de marketing y relacionados a la tecnología

De acuerdo a la SEC, WPP violó las disposiciones contra el soborno, libros y registros y controles contables de la FCPA. La compañía falló en implementar un sistema de controles internos necesario para identificar y detectar situaciones inusuales y pagos indebidos.

El ambicioso plan ideado por la compañía le dio a la red de subsidiarias (“Networks”) un gran poder de administración y perdió el control sobre la gestión de proveedores y las cuentas a pagar por dichas subsidiarias.  WPP no logró administrar de manera oportuna y adecuada la respuesta de la empresa a las varias alertas que indicaban riesgos de soborno y corrupción.

La SEC dijo que WPP coopero activamente durante la investigación, aportando detalles de la investigación y auditoría interna, y poniendo a disposición a sus empleados para ser entrevistados por las autoridades.

La compañía despidió a altos ejecutivos y otros empleados involucrados en los esquemas de soborno y se comprometió a mejorar sus controles internos.

La SEC tomó en cuenta la cooperación de la compañía y su compromiso a la hora de tomar medidas de remediación que influyeron considerablemente en el monto final de la sanción.

Acerca del autor

Es Abogado egresado de la Universidad Católica Argentina. Es certificado por la Asociación Argentina de Ética y Compliance como “Especialista Internacional en Ética y Compliance” y por la International Federation of Compliance Associations como “Profesional de Compliance”. Ha trabajado en compañías multinacionales de primer nivel, principalmente en la implementación de programas de compliance y brindando capacitaciones en materia anticorrupción en Argentina, Brasil, Italia, Kazajistán, México, Nigeria, Rumania, Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos, Estados Unidos y Uruguay. Actualmente se encuentra especializándose en Ciberdelincuencia y Tecnologías Aplicadas a la Investigación en la Universidad Austral (Argentina) y la Universitat Abat Oliba CEU (España).