Japón interviene en la compra de yenes por primera vez en 24 años

JAPÓN
Un monitor de divisas del 22 de septiembre de 2022, en Tokio, muestra al dólar deslizándose por debajo de los 143 yenes, en una primera respuesta a la primera intervención de compra de yenes de Japón desde 1998 para frenar la caída de la moneda japonesa, que se hundió hasta un nuevo mínimo de 24 años en el rango de los 145 frente al dólar. (Kyodo) ==Kyodo

Japón intervino el jueves en el mercado de divisas en medio de la brusca caída de los yenes, según expresó el Ministerio de Finanzas, en su primera intervención para apuntalar la moneda en 24 años, ya que el aumento de los costes de importación ha estado arrastrando a la economía del país en general ha informado Kyodo News.

La operación sorpresa en el mercado se produce en un momento en el que se ha instado al Primer Ministro Fumio Kishida a tomar medidas para aliviar el impacto negativo de las subidas de precios que perjudican a los sectores doméstico y empresarial, ya que el índice de aprobación pública de su Gabinete ha disminuido recientemente.

Más tarde, el jueves, el ministro de Finanzas, Shunichi Suzuki, dijo en una conferencia de prensa que el gobierno intervino en el mercado de divisas ese mismo día en un intento de frenar los movimientos volátiles del mercado, aunque no detalló el momento exacto de la operación.

Suzuki tampoco se pronunció sobre si Japón intervino unilateralmente en el mercado de divisas, aunque subrayó que el gobierno de la tercera economía mundial se ha esforzado por obtener la comprensión de otros países sobre la intervención.

La operación de compra de yenes «ha tenido cierto efecto», dijo Suzuki. Prometió que el gobierno «mantendrá una estrecha comunicación» con el Banco de Japón para «aplicar las políticas adecuadas» para frenar las fluctuaciones del mercado de divisas.

El IPC de Japón sube un 2,8% y alcanzan su nivel más alto en 8 años

Antes del anuncio de Suzuki, Masato Kanda, el principal diplomático japonés en materia de divisas, dijo a los periodistas: «Hemos tomado una medida decisiva», ya que se han visto movimientos especulativos en el mercado, y añadió: «Seguiremos vigilando los movimientos de las divisas con un alto sentido de la urgencia.»

Anteriormente, Kanda, un alto funcionario del Ministerio de Finanzas, dijo que Japón podría intervenir en el mercado «en cualquier momento» para evitar que el yen se hunda más, horas después de que la moneda alcanzara un nuevo mínimo de 24 años frente al dólar estadounidense.

Prometió que el gobierno «mantendrá una estrecha comunicación» con el Banco de Japón para «aplicar las políticas adecuadas» para frenar las fluctuaciones del mercado de divisas

Se cree que el Banco de Japón, por orden del Ministerio de Finanzas, ha vendido activos denominados en dólares que posee, como bonos del Tesoro de EE.UU., para comprar el yen en el mercado financiero, según los inversores.

Las reservas de divisas de Japón, compuestas principalmente por valores y depósitos denominados en divisas, se situaban en 1,29 billones de dólares a finales de agosto, según datos oficiales.

El ministro de Finanzas japonés, Shunichi Suzuki, habla en una rueda de prensa en Tokio el 22 de septiembre de 2022, tras la primera intervención de compra de yenes de Japón desde 1998 para frenar la nueva caída de la moneda japonesa, que se hundió hasta un nuevo mínimo de 24 años en el rango de 145 frente al dólar. (Kyodo) ==Kyodo

El jueves, el Banco de Japón mantuvo su política de tipos de interés ultrabajos, tal y como se esperaba en general, para apuntalar la economía afectada por la pandemia, manteniendo una postura dovish a pesar de la fuerte caída del yen en una oleada mundial de endurecimiento de las políticas para hacer frente a la inflación.

Los precios de la energía y los alimentos se han disparado en todo el mundo a raíz de la invasión rusa de Ucrania en febrero.

La Reserva Federal de EE.UU. subió el miércoles su tipo de interés de referencia en 0,75 puntos porcentuales para combatir la creciente inflación, consolidando la opinión entre los participantes en el mercado de que la diferencia de tipos de interés entre Estados Unidos y Japón se ampliará aún más.

El dólar superó la línea de los 145 yenes en las operaciones de Tokio del jueves, su nivel más alto desde 1998, antes de que Kanda hiciera los comentarios.

La operación de compra de yenes se llevó a cabo después de que las autoridades japonesas dijeran que todas las opciones estaban sobre la mesa en su respuesta a la rápida depreciación del yen.

Sin embargo, muchos analistas se mostraron escépticos sobre la posibilidad de que Japón siguiera adelante con una intervención de venta de dólares, ya que sería difícil obtener el visto bueno de Estados Unidos, al que aparentemente le preocupa que la caída del dólar pueda hacer subir los costes de importación.

Se cree que el Banco de Japón, por orden del Ministerio de Finanzas, ha vendido activos denominados en dólares que posee, como bonos del Tesoro de EE.UU.

Inmediatamente antes de que Kanda anunciara el jueves la intervención de Japón en el mercado de divisas, el dólar se desplomó frente al yen. Algunos operadores, sin embargo, dijeron que los efectos de la intervención podrían ser limitados, dada la drástica flexibilización monetaria del Banco de Japón.

El comunicado del BOJ publicado tras su reunión de política monetaria de dos días afirma que el banco central «espera que los tipos de interés de política monetaria a corto y largo plazo se mantengan en sus niveles actuales o en niveles inferiores».

El gobernador del BOJ, Haruhiko Kuroda, también indicó en una rueda de prensa posterior a la reunión que el banco no subirá los tipos de interés durante los próximos dos o tres años.

La caída del yen suele ser una bendición para las exportaciones, ya que los productos japoneses se abaratan en el extranjero, aumentando el valor de los ingresos en el exterior en términos de yenes, pero hace subir los precios de las importaciones. Japón depende de las importaciones para más del 90% de sus necesidades energéticas.

Sin embargo, muchos analistas se mostraron escépticos sobre la posibilidad de que Japón siguiera adelante con una intervención de venta de dólares

Los precios al consumo básicos de Japón se dispararon en agosto un 2,8% con respecto al año anterior, alcanzando un máximo de casi ocho años, y subiendo por duodécimo mes consecutivo, según mostraron el martes los datos del gobierno, en la última señal de una inflación impulsada por los costes sin crecimiento salarial.

La última vez que el gobierno japonés llevó a cabo una intervención de venta de yenes, y no de compra, fue en octubre y noviembre de 2011, después de que la moneda alcanzara un máximo de posguerra de 75,32 por dólar. En marzo de ese año, un devastador terremoto sacudió el noreste de Japón.

Después de que Shinzo Abe se convirtiera en primer ministro de Japón en diciembre de 2012, el yen siguió una tendencia a la baja con el telón de fondo de su política económica, apodada «Abenomics», que incluye una agresiva flexibilización monetaria, un gasto fiscal masivo y una estrategia de crecimiento.