Biden afirma que Estados Unidos defenderá a Taiwán si China lo invade

Estados Unidos Taiwán

El presidente Joe Biden dijo en una entrevista emitida el domingo que las fuerzas de Estados Unidos defenderían a Taiwán si es atacado por China, la respuesta más clara hasta ahora a la cuestión de si Estados Unidos acudirá en ayuda de la isla autogobernada.

Según lo informado por el medio Kyodo News, las declaraciones pueden considerarse como un cambio en la política de Washington de mantener la «ambigüedad estratégica» respecto al uso de la fuerza militar en respuesta a un ataque chino a Taipei.

Taiwán y China continental se gobiernan por separado desde la guerra civil en 1949. Desde entonces, Pekín ha intentado que la isla vuelva a su redil.

Biden dijo en la entrevista de CBS News que Estados Unidos no está animando a Taiwán a independizarse. Pero preguntado si las fuerzas estadounidenses defenderían la isla democrática, el presidente dijo: «Sí, si de hecho hubiera un ataque sin precedentes».

El entrevistador trató de aclarar la opinión de Biden presionándole sobre si los militares estadounidenses, a diferencia de lo que ha ocurrido en la invasión rusa de Ucrania, defenderían a Taiwán en caso de un ataque chino, y el presidente dijo: «Sí».

Según CBS News, un funcionario de la Casa Blanca dijo después que la política de Estados Unidos sobre Taiwán no ha cambiado.

Taiwán expresa su gratitud a EE.UU. por la nueva «Ley de Política de Taiwán»

La portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, Mao Ning, dijo en una conferencia de prensa en Pekín que China «deplora y se opone firmemente» a los comentarios de Biden y que hizo «representaciones solemnes» a Washington.

Dijo que Pekín insta a Washington a «comprender plenamente la naturaleza extremadamente importante y altamente sensible de la cuestión de Taiwán» y a «abstenerse de enviar cualquier señal errónea a las fuerzas separatistas de la «independencia de Taiwán» para evitar cualquier daño adicional a las relaciones entre China y Estados Unidos».

Estados Unidos cambió su reconocimiento diplomático de Taipei a Pekín en 1979, pero ha mantenido relaciones no oficiales con Taiwán y suministra a la isla armas y repuestos para mantener una capacidad de autodefensa suficiente.

La política de ambigüedad estratégica se adoptó después de que Washington cambiara el reconocimiento diplomático de Taipei a Pekín.

La política pretende no sólo disuadir a China de usar la fuerza contra Taiwán, sino también disuadir a Taiwán de buscar la independencia, ya que ni Pekín ni Taipei pueden estar seguros de que Estados Unidos intervendría para defender la isla en caso de conflicto.

Algunos legisladores en Estados Unidos han pedido «claridad estratégica» para disuadir a Pekín, ya que el país asiático aumenta su actividad militar en la región y la presión sobre Taiwán.

La gratitud de Taiwán

Ante los comentarios de Biden, el ministerio de Relaciones Exteriores de Taiwán emitió un comunicado donde expresa «su sincero agradecimiento al presidente Biden por subrayar una vez más el firme y sólido compromiso de seguridad de Estados Unidos con Taiwán».

«Desde que asumió su cargo (…) la administración Biden ha transmitido repetidamente su apoyo a Taiwán mediante declaraciones públicas y acciones concretas» indica el comunicado.

«Además de las declaraciones públicas de altos funcionarios estadounidenses, Estados Unidos ha facilitado las declaraciones de los ministros de Asuntos Exteriores del G7, incluida la Alta Representante de la UE para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, y ha participado en operaciones de libertad de navegación en el Estrecho de Taiwán, demostrando una gran consideración y un apoyo incondicional a la seguridad de Taiwán».

El comunicado finaliza asegurando que «ante la expansión militar y las acciones provocadoras de China, el gobierno de Taiwán seguirá reforzando sus capacidades de autodefensa y se mantendrá firme frente a la expansión y la agresión autoritaria».