Taiwán repudia enérgicamente el libro blanco de China sobre la isla asiática

China Taiwán
El Consejo de Asuntos de China Continental se opone firmemente al libro blanco sobre la "reunificación" de Taiwán publicado el 10 de agosto por China (Foto de Pang Chia-shan/Ministerio de Asuntos Exteriores de Taiwán).

El Consejo para los Asuntos de China Continental de Taiwán (MAC, por sus siglas en inglés) expresó que no están subordinados a China, y que el pueblo en Taiwán se opone firmemente al enfoque “un país, dos sistemas” proclamado por Pekín.

Taiwán es un país soberano que nunca ha estado bajo el dominio del Partido Comunista Chino, afirmó el MAC.

«La pretensión de China de tener jurisdicción sobre Taiwán mediante una interpretación errónea de una resolución de la Asamblea General de las Naciones Unidas ha sido condenada solemnemente y objetada por muchos países democráticos», añadió el MAC.

La declaración del MAC se produjo en respuesta al libro blanco sobre Taiwán publicado por Pekín luego de la visita de Nancy Pelosi a la isla autogobernada, en el que se afirma que Taiwán forma parte de China y proclama su determinación de unificarla, incluso mediante el uso de la fuerza como último recurso.

El MAC calificó de ilusoria la intención de Pekín plasmada en dicho libro blanco, la cual presenta una imagen engañosa de la perspectiva de su “unificación nacional” y elude la responsabilidad de sus acciones agresivas contra Taiwán, añadiendo además que es completamente contraria al derecho internacional y al statu quo en el Estrecho de Taiwán.

El consejo señaló que esta maniobra política refleja el pensamiento osificado de China y subraya su ambición de perturbar la paz en el Estrecho de Taiwán y en la región mediante el uso de la fuerza. «Tales intentos inútiles solo provocan un mayor resentimiento público», añadió el MAC.

China detiene los ejercicios militares alrededor de Taiwán

Según el MAC, el Taiwán democrático es un actor responsable en la región, mientras que China es la principal causa de riesgos y crisis en la región.

«Pekín debe dejar de amenazar a Taiwán con la coacción militar y de difundir declaraciones falsas», añadió el consejo.

Pekín debe reconocer que Taiwán está plenamente comprometido con la defensa de su sistema constitucional libre y democrático, al tiempo que se resiste a la anexión o a la invasión de su soberanía, expresó el MAC, añadiendo que el futuro de Taiwán debe decidirse de acuerdo con la voluntad de sus 23 millones de habitantes.

El Gobierno está decidido a salvaguardar la libertad y la democracia, indicó el MAC, e instó a los socios democráticos del país en todo el mundo a que se unan a Taiwán para «resistir la provocación irresponsable y temeraria del régimen autoritario de China».