Marcel Melhem: “el Complejo Habitacional Gifu es icónico en términos de desarrollo inmobiliario inclusivo”

Por la cantidad de habitantes y la escasez del espacio, los países asiáticos suelen tener grandes desafíos a la hora de planificar sus políticas habitacionales y desarrollos privados inmobiliarios. De allí salen algunas ideas que han trascendido las fronteras y llegado a distintos rincones del globo. “El proyecto Complejo Habitacional de Gifu en Japón es icónico en términos de desarrollo inmobiliario inclusivo y en aprovechamiento de espacios a través del uso creativo de la arquitectura”, dice Marcel Melhem, empresario de vasta trayectoria en Real Estate.

La prefectura de Gifu, en la región de Chubu, tiene una población que roza los 2 millones de habitantes en una superficie geográfica de 10.621 kilómetros cuadrados. Cuando se fundó en 1889, Gifu era una pequeña ciudad que mantuvo un crecimiento moderado a medida que Japón se industrializaba a principios de siglo.

Durante el fortalecimiento militar de Japón en la década de 1930, la ciudad se convirtió en un centro industrial importante lo que trajo un crecimiento exponencial. Gifu siguió siendo próspera en los años de la posguerra hasta que su población empezó a descender como la de muchas ciudades japonesas en los años 80 y 90. Aunque la ciudad ha mostrado un gran aumento de población en los últimos años, esta tendencia se debe en gran medida a la inclusión, por primera vez, de la población de Yanaizu, que añadió unas 13.000 personas a las cifras de Gifu.

En ese contexto, nació, creció y se convirtió en una destacada arquitecta Kazuyo Sejima, egresada de la Universidad Femenina de Japón en 1981. Al terminar sus estudios, empezó a trabajar en el despacho del arquitecto Toyo Ito. Ya para 1987 logró abrir su propio estudio en Tokio y en 1995, junto con Ryue Nishizawa, fundó SANAA, una firma de arquitectos de grandes proyectos que ha sido galardonada con el Premio Pritzker de Arquitectura 2010, el más importante galardón otorgado internacionalmente a arquitectos por el conjunto de su obra.

Entre las obras más famosas y reconocidas de Sejima se encuentran House in Plum Grove y el proyecto Inujima Art House. Entre las principales obras de SANAA se encuentran el Museo de Arte Contemporáneo del Siglo XXI en Kanazawa, el Centro de Aprendizaje Rolex (Escuela Politécnica Federal de Lausana), la Lente del Louvre y las Granjas Grace.

En este artículo nos interesa entrometernos en los pormenores del Complejo Habitacional Gifu Kitagata, desarrollado por Sejima entre 1994 y 1998, es decir que comenzó previo a la fundación de SANAA. 

Marcel Melhem Gifu
El edificio de Gifu surge como una solución habitacional colectiva, que consta de 9 plantas con 107 viviendas.

La obra forma parte de un proyecto de viviendas sociales con un estilo particular que busca adaptarse al terreno a través de una forma que ocupa 548m2 del área base del edificio, por sobre un total de 4706m2 del total del área habitable. De esta forma consigue un mayor número de viviendas dejando espacios libres en su interior.

“Lo interesante de este proyecto es que utiliza el módulo como unidad habitacional y de esa forma logra múltiples variaciones en una fachada aparentemente continua y un bajo costo para la vivienda social”, remarca Melhem.

El edificio de Gifu surge como una solución habitacional colectiva, que consta de 9 plantas con 107 viviendas. La disposición del edificio en el perímetro de la parcela, deja la posibilidad de espacios verdes y amplios en el propio terreno. Contempla 10 tipos de viviendas de cuatro, cinco y seis módulos de una sola planta, y cinco y seis módulos de dos plantas.

Mickey Melhem: “Hoy Seúl está considerada la mejor plaza para invertir en real estate en Asia”

Los planos de las unidades tipo habitación pueden considerarse un medio de estandarización, en el que todos los espacios se basan en dimensiones coordinadas. Aunque este tipo de dimensiones coordinadas se aplica en un bloque de apartamentos lineal de mediana altura, que impone unas limitaciones y oportunidades diferentes a las de las torres residenciales, debe considerarse como un principio básico en el diseño de edificios con estas características.

El proyecto está pensado con un uso de la planta baja libre, es decir, que al ser levantado con pilotes, se libera el espacio para los accesos, estacionamientos y esparcimiento. No existe una sola entrada principal a las viviendas, sino que cada una tiene un acceso asignado según su posición.

Al frente todos los espacios que componen cada apartamento, muchos de esos de más de un nivel, se conectan mediante terrazas, lo que le da una reconfiguración que busca el contacto con el exterior, aún en los módulos de vivienda más pequeños.

Melhem Gifu
Los planos de las unidades tipo habitación pueden considerarse un medio de estandarización, en el que todos los espacios se basan en dimensiones coordinadas.

El uso de tabiques y muebles móviles permite reorganizar libremente la distribución de los apartamentos. La idoneidad de esta disposición depende en gran medida del estilo de vida de los usuarios, pero la aplicación más amplia de la idea podría contribuir de forma significativa al diseño y la construcción de viviendas La distribución interna con tabiques móviles empleados permite la adaptación del apartamento a nuevos usos, nuevos usuarios y cambios en la composición de la familia sin que se generen muchos residuos.

El sistema de losas semiocultas empleado genera un patrón de series continuas de semicírculos en el techo único para los usuarios del edificio. Este patrón tan singularmente integrado, que también puede verse desde el exterior, crea una emoción visual y añade carácter tanto al interior como al exterior. Algunas de las losas se extienden además para formar los balcones de ciertas unidades de forma rítmica generando un patrón externo propio. El patrón se enriquece aún más con la luz y las sombras proyectadas desde los balcones estructuralmente integrados. La imagen monolítica del bloque del edificio está dominada por el patrón rítmico y la expresión estructural, quedando así disuelta.

Sejima aborda su diseño apuntando a las necesidades de una sociedad japonesa plural, en un mundo globalizado y tecnificado. Según Marcel Melhem, “la propuesta de la arquitecta japonesa es lograr un hogar íntimo, flexible, privado y anónimo; por supuesto: lo logra”.

Acerca del autor

Colaboradora en ReporteAsia.