Filipinas: caída del 2,5% en la economía

Rodrigo Roa Duterte, Presidente de Filipinas

Entidades financieras privadas han proyectado una mayor contracción en la economía de Filipinas en el primer trimestre, que alcanzaría al 2,5 por ciento interanual. El principal motivo es la prolongación de la cuarentena por COVID-19 y la lenta campaña de vacunación que hasta ahora ha llevado a cabo el gobierno comandado por Rodrigo Roa Duterte.

Se trata del quinto trimestre consecutivo de recesión para la economía filipina y una caída más rápida en la producción según comparaciones con los números registrados en el año 2020.

La pandemia ha golpeado fuerte al país del Sudeste Asiático, que ha alcanzado en febrero la tasa más alta de desempleo en 16 años con más de cuatro millones de filipinos sin trabajo.

No todo son malas noticias para la economía filipina, que espera un rebote a partir del segundo trimestre.

Se siguen manteniendo las previsiones privadas de un crecimiento de PBI del 7 por ciento para el año 2021.

El propio gobierno estima un crecimiento de entre el 6,5 y 7,5 por ciento.

Según un informe del Banco Mundial,  si bien «el crecimiento económico real ha sido desafiado por la pandemia de COVID-19 y las estrictas medidas de cuarentena comunitaria impuestas en el país» que desaceleraron fuertemente las exportaciones, el turismo y las remesas, se espera una recuperación gradual en 2021-2022 asumiendo una contención del virus a nivel nacional y mundial, y con una actividad interna más sólida impulsada por una mayor confianza de los consumidores y las empresas y el impulso de la inversión pública.