Kishida advierte que Japón está al borde de la disfunción social por el descenso de la natalidad

KISHIDA NATALIDAD
Rueda de prensa de los ministros de Asuntos Exteriores de Irán y Japón, Mohammad Javad Zarif y Fumio Kishida, en Teherán. Imagen: Wikimedia Commons

El primer ministro Fumio Kishida advirtió el lunes de que Japón está "al borde" de perder su función social debido al rápido descenso de su tasa de natalidad, y prometió centrarse en las políticas de crianza de los hijos como el punto más apremiante de la agenda de este año.

En su discurso político al comienzo de una sesión parlamentaria ordinaria de 150 días, Kishida expresó su disposición a reactivar la tercera economía mundial, acosada por la pandemia del COVID-19, y a desempeñar un papel destacado en la diplomacia como presidente este año de la cumbre del G7.

El Primer Ministro también se disculpó por las dimisiones de cuatro ministros en el lapso de unos dos meses el año pasado. Fueron efectivamente destituidos ante las críticas por escándalos, entre ellos dudosos vínculos con la controvertida Iglesia de la Unificación.

El discurso de Kishida se produce después de que una estimación del gobierno publicada en diciembre mostrara que es probable que los nacimientos anuales en Japón hayan caído por debajo de los 800.000 por primera vez en 2022.

Calificando las políticas destinadas a facilitar la crianza de los hijos como "la inversión más eficaz para el futuro", Kishida se comprometió a "crear una economía y una sociedad que den prioridad a los niños" para invertir la caída en picado de la tasa de natalidad del país, que está obstaculizando el crecimiento de la productividad a largo plazo.

Dado que en abril está prevista la puesta en marcha de la Agencia de la Infancia y la Familia, un nuevo organismo gubernamental para supervisar las políticas infantiles, Kishida afirmó que su administración trazará las líneas generales de un plan para junio con el fin de duplicar el presupuesto relacionado con la crianza de los hijos en el futuro.

"Estudiaremos cómo la sociedad en su conjunto puede apoyar de forma estable a los niños al tiempo que realiza diversos esfuerzos", declaró Kishida, sin dar más detalles sobre cómo financiar los costes.

En el frente macroeconómico, Kishida pidió a los legisladores que unan sus esfuerzos para poner a Japón en una "nueva vía de crecimiento" tras el brote del nuevo coronavirus, detectado por primera vez en la ciudad central china de Wuhan a finales de 2019.

Kishida dijo que la expansión salarial es clave para lograr un "círculo virtuoso" que redistribuya el aumento de los beneficios de las empresas entre sus trabajadores y estimule el gasto de los consumidores, lastrado por la inflación más pronunciada en más de 40 años.

Los rendimientos japoneses rompen el techo del banco central entre llamamientos a un cambio de política

El índice de precios al consumo básico de Japón, que excluye los volátiles alimentos frescos, subió en diciembre un 4,0% respecto al año anterior, el nivel más alto desde 1981.

Kishida hizo hincapié en la necesidad de un crecimiento salarial que supere la actual tasa de inflación, impulsada por la subida de los precios mundiales de los alimentos y la energía a raíz de la agresión de Rusia contra Ucrania desde febrero del año pasado.

Kishida pidió a los legisladores que unan sus esfuerzos para poner a Japón en una "nueva vía de crecimiento" tras el brote del nuevo coronavirus

Dado que han transcurrido cerca de tres años desde el inicio de la pandemia de coronavirus, Kishida expresó su intención de rebajar esta primavera el estatus legal del COVID-19 a enfermedad de clase 5, el mismo nivel que la gripe estacional.

También afirmó que su gobierno, formado en octubre de 2021, tomará las medidas necesarias para superar la actual octava oleada de infecciones.

Con Japón programado para acoger la cumbre del G7 en mayo en su circunscripción natal de Hiroshima, Kishida dijo que mostrará un fuerte compromiso en la reunión para mantener un "orden internacional libre y abierto" basado en el estado de derecho en medio de la invasión rusa de Ucrania.

El primer ministro añadió que demostrará unidad en la reunión del G7 en la ciudad del oeste de Japón, devastada por un bombardeo atómico estadounidense en 1945, al tiempo que intentará reforzar los lazos con el "Sur Global", o naciones en desarrollo de zonas como Asia, África y Latinoamérica.

En cuanto a la seguridad nacional, Kishida afirmó que su administración "tomará medidas" para obtener fondos suficientes para alcanzar su objetivo de casi duplicar su gasto anual en defensa hasta situarlo en torno al 2% del producto interior bruto en los próximos cinco años, al mismo nivel que los miembros de la OTAN.

En diciembre, Japón decidió adquirir capacidades de ataque a bases enemigas para disuadir de ataques a su territorio y aumentar el gasto en defensa en un contexto de crecientes amenazas militares por parte de sus vecinos: China, Rusia y Corea del Norte.

Kishida, por su parte, reiteró su deseo de establecer relaciones "constructivas y estables" con China y "comunicarse estrechamente" con Corea del Sur.

Tokio está enfrentado a Pekín por Taiwán. Los lazos entre Japón y Corea del Sur se han hundido hasta su peor nivel en décadas bajo el predecesor del Presidente Yoon Suk Yeol, Moon Jae In, a raíz de una disputa sobre el trabajo en tiempos de guerra.

Kishida expresó su intención de rebajar esta primavera el estatus legal del COVID-19 a enfermedad de clase 5

En los últimos meses, los índices de aprobación del gabinete de Kishida han ido cayendo en picado al revelarse conexiones sospechosas entre muchos legisladores pertenecientes a su gobernante Partido Liberal Democrático y la Iglesia de la Unificación, a menudo tachada de secta.

Kishida afirmó que se está tomando "en serio" los problemas que rodean al grupo religioso, conocido por sus agresivas solicitudes de donaciones y otras prácticas de recaudación de fondos, y añadió que el gobierno se esforzará por evitar que vuelvan a producirse problemas similares.