Flitch confirma la calificación crediticia soberana de Indonesia en BBB

Fuente: Bank of Indonesia.

La agencia de crédito norteamericana Fitch Ratings confirmó la calificación crediticia soberana de Indonesia en BBB, con perspectiva estable (Stable Outlook), como se anunció ayer 22 de noviembre.

Según Fitch, los factores clave que respaldan esta confirmación son básicamente dos: las favorables perspectivas de crecimiento a mediano plazo de Indonesia, y la baja, pero creciente, relación deuda pública/PIB.

Aunque el panorama para Indonesia resulta positivo, Fitch no dejó de subrayar los desafíos que vislumbra para ese país en el corto y mediano plazo, y que incluyen una alta dependencia del financiamiento externo, bajos ingresos fiscales y ciertas características estructurales que se mantienen rezagadas, como los indicadores de gobernabilidad, y el PIB per cápita,  en comparación con otros países de la categoría ‘BBB’.

La respuesta de Indonesia

El Bank Indonesia a través de su figura máxima, el gobernador Perry Warjiyo, recibió positivamente la publicación de Flitch, y expresó que, con esta confirmación se reconoció la estabilidad del sistema macroeconómico y financiero de Indonesia. Asimismo, la cabeza del banco central indonesio añadió que: «las perspectivas económicas a medio plazo siguen siendo sólidas en medio de una recuperación económica mundial desigual y ante la incertidumbre en el mercado financiero mundial».

«los factores clave que respaldan esta confirmación son básicamente dos: las favorables perspectivas de crecimiento a mediano plazo de Indonesia, y la baja, pero creciente, relación deuda pública/PIB»

El Gobernador Warjiyo además hizo énfasis en dos factores que considera centrales: las políticas que se han llevado adelante han generado credibilidad, y esto es visible en la fuerte coordinación entre el Banco de Indonesia y el Gobierno. «En el futuro, el Banco de Indonesia continuará monitoreando de cerca la evolución económica mundial y nacional», concluyó.

Indonesia insta a empresas latinoamericanas a aumentar el comercio

Perspectivas sobre la economía de Indonesia

Después del resurgimiento de casos de Covid-19 entre junio y agosto de 2021, Fitch prevé que el PIB de Indonesia en 2021 tendrá el potencial de crecer más allá del 3,2%, la cifra que se había estipulado anteriormente. Esta mejora de la perspectiva se da por la recuperación del libre tránsito tanto de personas como de bienes, luego de las restricciones impuestas por las cuarentenas, y debido los altos precios que experimentan las materias primas de exportación.

«Las políticas que se han llevado adelante han generado credibilidad, y esto es visible en la fuerte coordinación entre el Banco de Indonesia y el Gobierno»

Fitch también pronosticó que el crecimiento se acelerará al 6,8% en 2022 y se mantendrá en alrededor del 6% durante los próximos años, respaldado por el impacto de la implementación de la Ley Ómnibus sobre Inversión en la Creación de Empleo.

Conoce Surplus, la app que limita el desperdicio de alimentos en Indonesia

Los desafíos en el corto plazo

Desde el punto de vista externo, Fitch ve una mejora en la capacidad de recuperación de Indonesia, como puede verse en el aumento de las reservas de divisas y las entradas de IED, así como en el apoyo de la cooperación de líneas de swap con otros bancos centrales. En la actualidad, las reservas de divisas de Indonesia se sitúan en alrededor de US$146.900 millones.

A nivel interno, como indica el reporte publicado por Erwin Haryono, director del Departamento de Comunicación del Bank Indonesia, son varios los aspectos que representan grandes oportunidades para consolidar el ingreso de inversión extranjera y la economía local. Por el lado fiscal, se espera que la Ley de Armonización de Regulaciones Tributarias (UU HPP) ayude al Gobierno a cumplir con el objetivo de déficit fiscal de menos del 3% del PIB en 2023. En línea con esto, Fitch pronostica que el déficit fiscal alcanzará el 5,4% en 2021 y disminuirá a 4.5% en 2022.

«En la actualidad, las reservas de divisas de Indonesia se sitúan en alrededor de US$146.900 millones»

Esto también está respaldado por la tasa de inflación, la que se estima que se mantendrá dentro del rango objetivo de 3% al 1%, en línea con la baja presión de la demanda interna y el impacto limitado del aumento de los precios internacionales del petróleo en los precios internos de los combustibles. No obstante, Haryono aclara que, más allá de la buenas perspectiva: «Indonesia sigue siendo vulnerable a los cambios en el sentimiento de los inversores, dada la gran dependencia a la IED y a las exportaciones de productos básicos».

No obstante, en opinión de la agencia crediticia, los desafíos de larga data para aumentar el índice de ingresos permanecen, especialmente para expandir la base impositiva y mejorar el cumplimiento de los compromisos fiscales.