Anime 2021: las consecuencias del COVID-19

En 2020, la industria del anime recibió un golpe directo debido a la pandemia de COVID-19. La industria había crecido durante diez años seguidos desde 2010, pero las difíciles restricciones provocadas por el estado de emergencia afectaron tanto a las empresas de anime como a los estudios de producción.

En el año 2020 el mercado de la industria del anime alcanzó los 2,4 billones de yenes, el 96,5% del año anterior, debido al COVID-19. Lo que supone 88.400 millones de yenes menos.

Los efectos del coronavirus en el sector del anime: cambios y más cambios

De las nueve ventanas que componen el mercado de la industria del anime, siete (excluyendo Streaming e Internacional) registraron beneficios inferiores a los del año anterior y, en conjunto, registraron una pérdida del 3,5%.

COVID-19: ¿Un factor significativo?

Se pensaba que la industria del cine de anime se habría visto muy afectada por el cierre de los cines y la restricción de las entradas, pero debido al éxito sin precedentes de Demon Slayer The Movie: Mugen Train, la industria del anime pudo mantener las pérdidas en un 10,8% respecto al año anterior.

Según las encuestas realizadas a los estudios de anime, la demanda de producción está aumentando. Aunque los efectos de la COVID-19 han influido sin duda, no hay constancia de que sea la razón concluyente del descenso respecto al año anterior.

«Los pedidos de títulos a producir siguen aumentando, por lo que podemos esperar una situación favorable»

Debido a COVID-19, era difícil predecir cuándo se terminarían los productos, los creadores debieron adaptarse a trabajar desde sus casas y por lo tanto la industria sufrió retrasos más allá de del calendario original de producción , lo que a la vez retrasó los estrenos del año siguiente.

La demanda de que la gente se quede en casa afectó al mercado del streaming, que alcanzó sus mayores beneficios hasta la fecha, con 93.000 millones de yenes (135,8%), y el mercado internacional superó al nacional por primera vez, con 1,2 billones de yenes.

Haikyuu, el anime del momento

A pesar de que el mercado del streaming ha aumentado mucho, hasta el 135,8% del año pasado, incluyendo los títulos más antiguos, los ingresos de los estudios de anime procedentes del mercado de la industria del streaming disminuyeron precisamente porque había menos títulos nuevos.

Por otro lado, la ventana de entretenimiento en vivo se vio muy afectada por la pandemia y sólo ganó 29.000 millones de yenes, mientras que las demás ventanas recaudaron aproximadamente el 80-90% de lo que hicieron el año anterior.

Guida alla visione degli anime: dove posso guardarli? - SpaceNerd.it

Después de alcanzar su producción mas baja de 90.445 minutos en 2010, las ventanas de Amusement, International, Streaming y Live Entertainment compensaron el declive, alcanzando el récord del mercado #2 de 130.347 minutos en 2018. Con la influencia de la pandemia del COVID-19 en 2020, el número de actas producidas volvió a descender.

En 2020, el mercado internacional superó por fin al nacional. El mercado nacional registró unos beneficios de 1,186 trillones de yenes, lo que supuso el 90,3% del año anterior, mientras que el mercado internacional reportó 1,239 trillones de yenes, el 103,2% del del año anterior.

A nivel internacional, el mercado ha crecido rápidamente desde 2015, y se pensaba que superaría al mercado nacional en 2019, pero como el mercado nacional también estaba creciendo, esas predicciones se hicieron realidad un año después de lo esperado.

El mercado de los videojuegos

Se puede considerar que las aplicaciones de juegos han afectado al crecimiento del mercado internacional incluso durante la pandemia.

Los estados financieros de Toei Animation de marzo de 2021 incluían referencias a cómo los juegos basados en títulos como la serie Dragonball en los EE.UU. y Slam Dunk en Asia han aumentado sus beneficios debido a la respuesta favorable.

Precomprar DRAGON BALL: THE BREAKERS en Steam

Se estima que los beneficios de las ventas internacionales del mercado de juegos online basados en cómics de anime o manga seguirán aumentando.

El éxito del anime televisivo

Se entiende que el «alimento básico» de la industria del anime japonés es el anime televisivo. En 2020, el número de minutos producidos fue de 100.845 minutos, el 94,3% del año anterior.

El número de anime televisivo producido ha ido creciendo desde la expansión del anime nocturno a finales de la década de 1990 y alcanzó un máximo de 136.407 minutos en 2006.

Películas: un triunfo a nivel mundial

Se puede ver que el mercado norteamericano cayó significativamente en comparación con 2019. Los ingresos en taquilla de todas las películas fueron de 210,3 mil millones de yenes, un 18,6% del año anterior, mientras que los ingresos de taquilla de las películas de animación norteamericanas alcanzaron los 31,6 mil millones de yenes, un 12,8% del año anterior.

En China los ingresos globales de taquilla fueron de 321.900 millones de yenes, el 31,4% del año anterior, mientras que las películas de animación chinas obtuvieron 29.100 millones de yenes, el 26,1% del año anterior.

How did the record-breaking theatrical version of “Demon Slayer: Blade” become the “savior” of the Japanese movie market during the first weekend of 4.62 billion yen? | domeet webmaster

A pesar de los ingresos globales de la taquilla japonesa fueron de 143.300 millones de yenes, el 54,9% del año anterior, los ingresos de la taquilla del anime japonés alcanzó los 61.700 millones de yenes, un 89,1% más que el año anterior, convirtiéndose en el tercer año con mayores ingresos en la historia del anime japonés.

Esto se debe al estreno de Demon Slayer The Movie – Mugen Train, que consiguió desbancar a al inamovible Spirited Away del puesto de película de anime más taquillera de todos los tiempos.

Acerca del autor

Nació en el año 2004. Vive en Buenos Aires, Argentina. Actualmente cursa 5to año de la escuela secundaria y es estudiante del programa UBA XXI. Participó en dos ediciones del Mundial de Escritura en Buenos Aires.

Nació en el año 2002 en la Ciudad de Buenos Aires, Argentina. Actualmente es estudiante de Letras en la Universidad de Buenos Aires (UBA). Participó en dos ediciones del Mundial de Escritura en Buenos Aires.