Kwon In-sook, una precursora del movimiento feminista en Corea del Sur

Kwon In-sook
Kwon In-sook

Kwon In-sook es una sindicalista surcoreana nacida el 28 de agosto de 1964 es una figura representativa del movimiento feminista de Corea del Sur desde los 80, siendo la primer mujer en presentar cargos de agresión sexual contra el gobierno de su país.

Como académica feminista su trabajo se enfoca en analizar las construcciones patriarcales de masculinidad en áreas militarizadas y cómo esto afecta a mujeres y niños.

Desde una temprana edad, la sindicalista ha tenido una gran conciencia social, cuestionando constantemente las políticas de aquellos que se encuentran en el poder.
Como estudiante universitaria, Kwon asumió su rol como activista estudiantil en el
movimiento democrático

Más tarde, como estudiante de la Universidad Nacional de Seúl, obtuvo un trabajo no
informando sobre sus credenciales universitarias. Mintió sobre su educación para
organizar a los trabajadores de la fábrica en un sindicato. Situación que la llevaría
más tarde a que se le presentaran cargos por falsificación de documentos.

Fue en la comisaría de Puch’ŏn que Kwon se presentaría para denunciar dichos
cargos sumados a las acusaciones de haber participado en una «manifestación
violenta». Sin embargo, aquellos que debían cumplir con la ley fueron quienes burlaron su dignidad e integridad: aquel junio de 1986 fue abusada sexualmente por el oficial de policía Mun Kwi-dong.

Kwon In-sook presentó cargos de abuso sexual contra el gobierno y sus autoridades, y las mismas la acusaron de exagerada y “radical”. En julio del mismo año se organizó una manifestación a favor de Kwon que fue fuertemente reprimida mediante gases lacrimógenos. Pese a las protestas y la veracidad de los testimonios, Mun fue absuelto de sus cargos penales ya que “no había suficientes pruebas para proceder con el juicio”. Luego, el agresor recibiría una sanción civil de $ 45,000 después de «maniobras legales extensas».

Kwon, por el contrario, fue sometida a dieciocho meses de prisión por haber falsificado
documentos de identificación y fue finalmente liberada en 1987 junto a otros cientos
de presos políticos de su país natal.

Como académica feminista su trabajo se enfoca en analizar las construcciones patriarcales de masculinidad en áreas militarizadas y cómo esto afecta a mujeres y niños

El gran impacto que causó la denuncia de Kwon dio lugar a una gran
repercusión en la sociedad coreana de esa época, llevando a la creación de la Korean
Women’s Associations United (KWAU) en 1987, una organización paraguas que se
enfoca en los problemas que sufren las mujeres de Corea del Sur, formada por 33
asociaciones (Entre las que se encontraban la Sociedad de Mujeres para la
Democracia, la Línea Directa de Mujeres de Corea, el Periódico de Mujeres, la
Asociación de Trabajadoras de Corea, los Agricultores Católicos de Corea, el Comité
de Mujeres y otros) que trabajan a la par del Consejo Nacional Coreano de Mujeres
(KNCW).

La KWAU fue fundada por feministas de izquierda pro-laboristas: un grupo diverso de
trabajadoras oficinistas, profesionales, amas de casa, estudiantes universitarias,
mujeres que vivían en zonas rurales y mujeres pobres que vivían en las ciudades. De
este modo, se hizo un fuerte enfoque en la realidad desigual que sufren las mujeres
en todo el país y se puso énfasis en la importancia de reclamar leyes que las
protegieran y afirmaran sus derechos.

Esta organización mostró un fuerte repudio a la dirección ilícita del país por parte de
las fuerzas armadas.

Algunos de los derechos que KWAU contribuyó a promover son: la licencia por
maternidad y situaciones asociadas al cuidado de los niños, la igualdad de
remuneración por el mismo trabajo, el establecimiento del Comité Especial para la
Legislación de una Ley Especial contra la Violencia Sexual en 1992 y su
correspondiente campaña social, de la cual participaba una alianza de mujeres que
mostraban gran preocupación acerca del futuro político del país.

La organización coreana ha impulsado de manera significativa la participación de las
mujeres en la política mediante el reclutamiento y promoción de candidatas. En 1995
14 de 17 de ellas habían sido electas. En el mismo año fue otorgado estatus legal a
KWAU por parte del gobierno.

Así, en diciembre de 2002, con la elección de Roh Moo-Hyun como presidente, se dio
inicio a una nueva era para la Korean Women’s Associations United, que nunca dejó
de fomentar sus causas a favor de las mujeres y sus derechos. La administración de
Roh Moo-Hyun se centró en la necesidad y la importancia de la participación activa
de la sociedad civil. Es así como Chi Eun-hee, quien era presidenta de la KWAU en
ese entonces, renunció a su puesto para poder convertirse en Ministra de Igualdad
de género, lo que supuso un gran avance para la organización feminista.

La KWAU fue fundada por feministas de izquierda pro-laboristas: un grupo diverso de
trabajadoras oficinistas, profesionales, amas de casa, estudiantes universitarias,
mujeres que vivían en zonas rurales y mujeres pobres que vivían en las ciudades

Los movimientos progresistas de mujeres en Corea del Sur tienen una larga trayectoria que
data desde la década de 1970, donde las activistas de diferentes sectores como el
laboral y el infantil comenzaron a unirse para luchar en contra de las situaciones de
discriminación y violencia que sufrían las mujeres. Fue en la década de 1980 cuando
estos movimientos alcanzaron su auge.

De este modo, KWAU se ha convertido en la ONG más importante a la hora de
establecer un marco básico para las políticas gubernamentales sobre la mujer en Corea del Sur, incluida la creación del Ministerio de Igualdad de Género y la adopción de un
presupuesto donde se considere el factor género.

Acerca del autor

Nació en el año 2004. Vive en Buenos Aires, Argentina. Actualmente cursa 5to año de la escuela secundaria y es estudiante del programa UBA XXI. Participó en dos ediciones del Mundial de Escritura en Buenos Aires.

Nació en el año 2002 en la Ciudad de Buenos Aires, Argentina. Actualmente es estudiante de Letras en la Universidad de Buenos Aires (UBA). Participó en dos ediciones del Mundial de Escritura en Buenos Aires.